XIII Congreso de TICCIH Terni (Italia)

Terni (Italia)
Septiembre 2006

1. Introducción
2. El Patrimonio Industrial en España
2.A. Políticas Nacionales y Regionales en patrimonio Industrial en España
2.B. El Plan Nacional de Patrimonio Industrial
3. Notas sobre el Patrimonio Industrial de las Comunidades Autónomas

  • Andalucía
  • Aragón
  • Principado de Asturias
  • Canarias
  • Cantabria
  • Castilla La Mancha
  • Castilla y León
  • Cataluña
  • Ceuta
  • Extremadura
  • Galicia
  • La Rioja
  • Madrid
  • Murcia
  • Euskadi /País Vasco

4. Investigación, Formación y Universidades en el estudio del Patrimonio Industrial
5. Inventarios, Salvaguarda y Preservación
6. Museos y Musealización del Patrimonio Industrial en España
7. Reutilización del Patrimonio Industrial
8. Turismo Industrial
9. Patrimonio Industrial de España en INTERNET. Información sobre WEB.

 

1. Introducción

Este informe sobre la situación actual del Patrimonio Industrial tiene como objetivo resaltar el “estado de la cuestión” en la preservación y puesta en valor del patrimonio industrial y de los conjuntos o paisajes en que los que se inserta. La especial casuística que presenta la organización político administrativa del Estado Español, con transferencias en materia cultural , industrial y otras competencias a cargo de las 17 Comunidades Autónomas, tiene fiel reflejo en las políticas adoptadas en materia de patrimonio industrial.

El cambio que la sociedad ha experimentado durante los últimos años ha provocado que los restos materiales de la industrialización de los dos últimos siglos, sean considerados como elementos del patrimonio cultural, testimonios de un proceso económico que transformó la humanidad. En España, la valoración de este nuevo patrimonio se ha producido en distintos lugares del territorio y prueba de ello son los numerosos estudios existentes, los sitios productivos preservados y los museos de esta temática.

La Ley de Patrimonio Histórico español de 1985 es el marco general para la consideración normativa del patrimonio histórico. Aparte existen diferentes leyes y reglamentos en las Comunidades autónomas sobre política cultural, patrimonio y protección de bienes. En algún caso incluyen expresamente el patrimonio Industrial en su articulado con diferentes matices, aunque en general su asimilación al patrimonio etnográfico, tecnológico y científico está subyacente. La revisión próxima de la citada Ley de 1985 presenta una oportunidad para la mención concreta con las prescripciones, normas y definiciones para la preservación efectiva de un patrimonio emergente, pero a menudo olvidado.

Desaparecida la Asociación Española para la preservación del Patrimonio Industrial, que tuvo un destacado papel en la conciencia y sensibilización de la sociedad española en los años ochenta, respecto a lo que era la arqueología industrial y el patrimonio industrial, TICCIH España decidió continuar la labor de aquella institución y convocar las Jornadas Españolas de Patrimonio Industrial. Las tres primeras se organizaron en Bilbao, Terrassa y Sevilla, y la cuarta se realizó en Terrassa en 2004, con motivo del 20 aniversario del Museu de la Ciència i de la Tècnica de Catalunya (mNACTEC).

La sección española de TICCIH-España se crea en el año 2004, adoptando la fórmula de asociación non profit en el registro nacional de Asociaciones del Ministerio del Interior de España , como entidad de ámbito cultural para el estudio y defensa del patrimonio Industrial, con inscripción número 171967. Tiene como ámbito de actuación todo el Estado, siendo el TICCIH un lugar de encuentro de personas individuales, asociaciones de arqueología industrial, museos, instituciones públicas y privadas, regulados sus derechos y obligaciones en los Estatutos aprobados. Su Junta

Directiva consta de 15 personas, de la que forman parte personas de la mayoría de las Comunidades Autónomas.

En TICCIH-España tiene acuerdo de colaboración con ICOMOS- España, firmado el 20 de Abril de 2006, coincidiendo con la conmemoración del Día Internacional del Patrimonio Industrial.

En TICCIH participan y colaboran Entidades como el Instituto Español de Patrimonio Histórico del Ministerio de Cultura, el CEHOPU (Centro de Estudios Históricos de la Obra Pública y Urbanismo), Museo Nacional de Ciencia y Tecnología, entre otros. De igual modo colaboran con TICCIH-España las principales asociaciones de defensa del patrimonio industrial de las comunidades, como es el caso de AMCTAIC de Cataluña, INCUNA de Asturias, la Asociación Vasca de Patrimonio Industrial (AVPIOP) , la SEPGYM en el ámbito de patrimonio geológico y minero, la Asociación Andaluza ADEPTA, el IPICAM de Madrid , Septem Nostra de Ceuta y otros colectivos.

TICCIH- España se ha consolidado como un interlocutor o referente en los temas de Patrimonio Industrial ante las Administraciones Públicas e Instituciones más importantes del país. En este tiempo se han realizado y colaborado en diversas actividades en forma de Seminarios, (Patrimonio Industrial: Lugares en peligro, Gijón Septiembre 2005); Colonias Obreras (Tarrasa Octubre 2005); Seminario sobre Gestión de Parques y Museos Mineros en España (Almadén Abril 2006). IV Jornadas españolas de Patrimonio Industrial. Protección y revalorización del patrimonio industrial, celebradas en Barcelona del 20 al 24 de octubre de 2004. Asimismo TICCIH colabora con las Jornadas Internacionales de Patrimonio industrial que se celebran en Gijón desde 1998, organizadas por INCUNA, al igual que colabora con otras iniciativas de estudio y puesta en valor del patrimonio industrial en diversos lugares de la geografía española.

Se han formalizado secciones temáticas dentro de TICCIH- España como la de Minería, cuya reunión constitutiva tuvo lugar en Sabero-León (Octubre 2005) y están en curso de creación la sección de Patrimonio Industrial Agroalimentario , de Patrimonio sidero metalúrgico y de Museos Industriales y Mineros.

En septiembre de 2005 TICCIH-España convocó en Gijón (Asturias) un seminario sobre “Patrimonio Industrial: Lugares en peligro “, en el que por primera vez se debatió la situación del patrimonio industrial con presencia de representantes de prácticamente todas las Comunidades. Anteriormente la actividad y estudio en materia de patrimonio industrial estaba circunscrita a las regiones de tradición industrial del norte y levante español, con Madrid y algunas zonas de Andalucía. En este momento TICCIH España dispone de delegados en todos los sitios del país.

2. El Patrimonio Industrial en España

A pesar del reconocimiento internacional que significa la aprobación por la UNESCO en este año 2006 del primer Bien de patrimonio Industrial, el denominado Puente Colgante o Transbordador de Portugalete en Bilbao como patrimonio de la Humanidad, el patrimonio industrial en España sigue siendo un patrimonio incomprendido .Existe una carencia de una identificación clara en el marco normativo y legislativo.

Parte sustancial y relevante del patrimonio contemporáneo, abarcando las instalaciones so paisajes culturales relacionados con las actividades productivas en cualquier época histórica.

2.A. Políticas Nacionales y Regionales en Patrimonio Industrial

La puesta en marcha del Plan se inicia en el año 2000 por parte de la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales a través del Instituto del Patrimonio Histórico Español. y en el mes de abril de 2001 se presentó al Consejo el documento definitivo elaborado por tres expertos en patrimonio industrial, cuatro técnicos del Instituto del Patrimonio Histórico Español y siete representantes de Comunidades Autónomas (Andalucía, Asturias, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Madrid, Murcia y Valencia).

En junio de 2001 se abre el plazo a las Comunidades Autónomas para que elaboren y presenten el catálogo de bienes del patrimonio industrial ubicado en su territorio y susceptible de ser integrados en el Plan a partir del año 2002. Dichos catálogos y los bienes en ellos incluidos son evaluados por la Comisión delegada del Consejo del Patrimonio Histórico Español. La función de la Comisión en esta fase es evaluar técnicamente todas las propuestas, seleccionar los bienes susceptibles de ser integrados en la primera fase del Plan y el tipo de intervención mas adecuado a cada caso. El documento definitivo de la primera fase de intervención del Plan fue aprobado a principios de marzo de 2002 por el Consejo del Patrimonio Histórico Español y contiene un total de 49 bienes industriales repartidos por todo el territorio español.

2.B. Plan Nacional de Patrimonio Industrial

Los principios rectores del Plan se enmarcan en la asunción por parte del Estado español de la necesidad de preservación y conservación del rico legado histórico conservado en el país como consecuencia de la industrialización.

El documento del Plan entiende por “patrimonio industrial” el conjunto de elementos de explotación industrial, generado por las actividades económicas de cada sociedad que responde a un determinado proceso de producción y a un sistema tecnológico concreto caracterizado por la mecanización dentro de un determinado sistema socioeconómico.

En cuanto a los bienes inmuebles integrantes del patrimonio industrial el Plan distingue tres tipos de bienes industriales, a saber:

  • Elementos aislados por su naturaleza o por la desaparición del resto de sus componentes pero que por su valor histórico, arquitectónico, tecnológico, son testimonio suficiente de una actividad industrial a la que ejemplifican
  • Conjuntos industriales en los que se conservan todos los componentes materiales y funcionales y su propia articulación. Constituyen una muestra coherente y completa de una determinada actividad industrial.
  • Paisajes industriales en los que se conservan, visibles, todos los componentes esenciales de los procesos de producción de una o varias actividades industriales, incluidas, las transformaciones del paisaje ocasionadas por dichas actividades.

El Plan Nacional se justifica, una vez entendida la importancia histórica de este tipo de patrimonio, en la precariedad a que está sometido este tipo de patrimonio y que se debe, entre otros factores, a:

  • El gran número de elementos a conservar
  • Bienes sujetos a una continua transformación
  • Su tendencia a la obsolescencia y, por tanto, a una inmediata ausencia de 
rentabilidad económica para sus propietarios.
  • Su frecuente ubicación en espacios urbanos privilegiados de un alto valor 
económico para la actividad inmobiliaria.
  • Con frecuencia, ocupación de grandes superficies de suelo de un único 
propietario.
  • En cuanto ruinas industriales, una absoluta desprotección legal.
  • Una ausencia casi absoluta de sensibilidad social hacia este tipo de patrimonio 
que también influye en las Administraciones públicas implicadas en su 
recuperación.
  • Las dificultes que plantea una recuperación integral de todos sus elementos 
originarios.
  • La carencia y/o la disparidad de criterios en torno a su conservación o su 
destrucción o derribo.

Soporte y ámbitos de aplicación

La base legal del Plan se encuentra en el Artículo 3 de la Ley 16/1985 de 25 de junio del Patrimonio Histórico Español que establece la facultad del Consejo de Patrimonio Histórico para elaborar y aprobar planes nacionales de preservación y conservación del patrimonio histórico español conforme al Artículo 35 de la citada Ley.

El ámbito de aplicación del Plan Nacional de Patrimonio Industrial es todo el territorio del Estado español. El marco cronológico de protección afecta a bienes comprendidos entre la segunda mitad del siglo XVIII (inicios de la mecanización y los “artilugios”) y el comienzo de los sistemas tecnológicos de automatización de procesos.

El ámbito temático se extiende a todos los sectores de la actividad industrial tradicional, tanto el estrictamente industrial (industrias, fábricas, talleres, transportes, etc…) como a los conjuntos y elementos arquitectónicos vinculados a la actividad industrial (Viviendas, almacenes, iglesias, poblados obreros).

Criterios de valoración y selección

El principal criterio que intenta establecer es un equilibrio en la representación de todos los sectores industriales y etapas de la industrialización en todos los territorios del Estado español .Bajo este principio de equilibrio los criterios de valoración y selección que se articulan son:

  • Grupo A: Valor testimonial, Singularidad y/o representatividad tipológica, Autenticidad e Integridad
  • Grupo B :Interés histórico-social, Interés tecnológico, Interés artístico- arquitectónico e Interés territorial
  • Grupo C: Posibilidades de restauración integral, Estado de conservación, Plan de Viabilidad y rentabilidad social y Situación jurídica

Los instrumentos y fases de actuación 
Para la ejecución de los objetivos se hacen precisas figuras instrumentales

  • Inventario General de Bienes Industriales Españoles para la confección de un catálogo selectivo de bienes susceptibles de intervenir.
  • Declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) y situación jurídica Proyectos de ejecución
  • Estudios previos al Plan Director Redacción de Planes Directores
  • Intervención y rehabilitación de los bienes patrimoniales

Tras ser aprobado por el Consejo de Patrimonio Histórico se ha puesto en marcha la primera fase de intervención en los 49 bienes de patrimonio industrial seleccionados por el Plan. Estos bienes han sido clasificados, según los criterios establecidos en el Plan, según el grado de intervención aprobado: Inventario; Estudio previo; Plan Director, Proyecto de actuación.

De acuerdo a esta clasificación y ordenados por Comunidades Autónomas los bienes seleccionados han sido éstos:

1. ANDALUCÍA

  • Fábrica azucarera de Motril (PD)
  • Minas de Riotinto
  • 
Altos Hornos de Marbella (EP)
  • Fábrica de Hojalata de Juzcar

2. ASTURIAS

  • Pozo Santa Bárbara (PD)
  • Fábrica de Gas y Electricidad de Oviedo
  • Salto de Grandas de Salime (EP)

3. CANTABRIA

  • Complejo siderúrgico de La Cavada (PD)
  • Paisaje minero de Reocín
  • Embarcadero de minerales de Dicido

4. CASTILLA-LA MANCHA

  • Real Fábrica de metales de San Juan en Riopar (EP)
  • Paisaje minero de Puertollano
  • Fábrica de paños de Brihuega

5. CASTILLA Y LEÓN

  • Cuenca minera de Sabero (EP)
  • Aserradero de Valsaín
  • Industrias textiles de Béjar (IN)

6. CATALUÑA

  • Fábrica Miralda de Manresa
  • Fábrica Asland en Clot del Moro
  • Colonia Sedó de Esparraguera
  • Colonias industriales del Llobregat (EP)

7. EXTREMADURA

  • Harinera de Plasencia
  • Minas de Aldea Moret
  • Bodegas de Almendralejo (EP)

8. GALICIA

  • Factoría ballenera y de conservas Massó (PD) ( obra coral de años centrales del siglo XX)
  • 
Centrales Hidroeléctricas del Río Tambre (EP) (1924)
  • 
Viaductos ferroviarios “Madrid” y “Pontevedra” en Redondela ( finales del siglo XIX)
  • Astilleros del Ferrol ( 1747 y ss )

9. MADRID

  • Talleres de Nuevo Baztán (PRO)
  • Canal de Isabel II
  • Presa del Pontón de la Oliva
  • Central eléctrica de Torrelaguna (EP)
  • Real Fábrica de Tapices
  • Fábrica de harinas “La Esperanza” de Alcalá

10. MURCIA

  • Paisaje minero de La Unión y Cartagena (EP)
  • Embarcadero de mineral del Hornillo (PRO)
  • Arsenal de Cartagena

11. NAVARRA

  • El Trujal
  • 
Centrales eléctricas del Río Iratí

12. PAÍS VASCO

  • Draga Jaizkibel de Paisaia (EP)
  • Coto minero de Irugurutzeta
  • Alto horno de Vizcaya
  • Salinas de Añara

13. LA RIOJA

  • Real Fábrica de Paños de Ezcaray

14. COMUNIDAD VALENCIANA

  • El Molinar de Alcoy a mediados del siglo XIX se sustituye el uso manual por el mecánico, existiendo en el Molinar 49 edificios fabriles
  • Antigua Estación del Grao construida entre 1851 y 1852 para la primera línea ferroviaria de la Comunidad Valenciana, inaugurándose el 21 de marzo de 1852
  • Fábrica de seda de Almoines. Se mantuvo en funcionamiento hasta principios del s. XX con el nombre de Fabrica de Hilaturas de Carlos Llombart
  • Fábrica de Tabacos de Valencia imponente edificio de principios del siglo XX, obra de los arquitectos Celestino Aranguren y Ramón Lucini y de los ingenieros Mauro Serred y Federico García Patón, que sirvió como Palacio de la Industria en la Exposición de 1909

15. OTROS

  • Poblados ferroviarios de Arroyo, Malpartida y Monfrague (Cáceres)
  • Poblado ferroviario de Almorchón (Badajoz)

En la actualidad se está actuando en un número reducido de estos bienes, debido a las dificultades de desarrollo en las condiciones puestas de declaración de BIC, disposición de la propiedad efectiva del patrimonio, complejidad administrativa y técnica de los proyectos.

3. Notas sobre el Patrimonio Industrial de las Comunidades Autónomas

A pesar de que ha sido un indudable paso adelante en las políticas de valoración del patrimonio Industrial como un nuevo Bien Cultural por parte de la Administración Pública, varias han sido las criticas realizadas al Plan Nacional de Patrimonio industrial, fundamentalmente se le ha achacado el escaso margen de participación de expertos y asociaciones en la elaboración de propuestas, que descansaron en la decisión de un reducido número de Comunidades Autónomas, ya que otras incluso no presentaron proyectos .

De otra parte los Bienes de Patrimonio Industrial seleccionados por los políticos y expertos designados no se fundamentaban , en algún caso, por su especial importancia histórica, tecnológica, cultural o simbólica, sino que el patrimonio industrial que se aportaba para su inclusión en el Plan nacional eran los Bienes que venían marcados por su “difícil” trayectoria de gestión, conservación o financiación , y en ese caso se elevaban a una categoría superior de Plan, para ver si las citadas Comunidades, Instituciones o Ayuntamientos se liberaban de su problemática gestión o bien intentaban obtener recursos para acometer alguna iniciativa.

No se tuvieron en cuenta asuntos claves, como era el caso de la propiedad efectiva de esos bienes, o bien su catalogación en los Ayuntamientos o Comunidades, teniendo que insistirse posteriormente en la necesidad de que administrativamente se incluyesen en Inventarios, Bienes de Interés Cultural (BIC), máximo grado de protección del Patrimonio en España, o en todo caso en los catálogos urbanísticos de los Municipios, que ya por lo menos garantizaban un discreto margen de salvaguarda. La financiación de los proyectos de rehabilitación del patrimonio industrial exige que la aplicación del 1 % “Cultural” (recursos que el estado destina de cada obra de infraestructura y carreteras a los usos culturales) tuviesen efectividad para adoptar intervenciones de planes directores, obras y restauración del patrimonio industrial seleccionado en el Plan Nacional.

TICCIH-España se ha planteado en el próximo futuro:

  • Dar a conocer nuestra evaluación, opinión y propuestas a las 
Administraciones Públicas y propietarios de los elementos y conjuntos del patrimonio industrial ante la creciente consideración del mismo como nuevo bien cultural y los planes venideros en materia de planificación, legislación, protección, llamado de atención y nuevos bienes a incluir en el plan nacional de patrimonio industrial.
  • Elaborar una preselección de elementos significativos del patrimonio industrial de cada Comunidad que posibilite la redacción de un Libro del TICCIH sobre el mismo en España.
  • Establecer un método de trabajo y documentación ampliada para organizar una Exposición Itinerante por todas las Comunidades Autónomas con los 100 elementos significativos del Patrimonio Industrial en España , que sirva como medio de sensibilizar y dar a conocer el ingente y valioso patrimonio, que es memoria del trabajo y del lugar, amenazado por su fragilidad ante los embates del bulldozer y de la especulación, cuando no del abandono o la incuria ante las nuevas fases del desarrollo industrial y económico en nuestro país.
  • Efectuar un llamamiento y comunicado sobre los Lugares en peligro, el patrimonio industrial amenazado a corto y medio plazo antes quien corresponda: ciudadanos, empresas, administraciones, ya que es responsabilidad social de todos proteger y valorar este legado material de una etapa tan importante d nuestra historia, como es la relacionada con la revolución industrial en este siglo y medio.

Las líneas principales de nuestro trabajo reciente están encaminadas a: elaborar un listado o mención de bienes, piezas, elementos singulares o notables del patrimonio industrial en cada territorio; una señalización o referencia a los considerados en peligro, una consideración sobre la legislación específica sobre el patrimonio industrial , ya sea general o particular, y también la existencia de recursos asociativos en cada ámbito del patrimonio industrial: asociaciones, fundaciones, colectivos ciudadanos, instituciones, entidades públicas o privadas que tengan como finalidad principal el estudio, defensa o sensibilización del patrimonio industrial.

Hemos recibido prácticamente documentación de todas las Comunidades Autónomas, es quizás el mayor intento del TICCIH –España en esa perspectiva, no son informes de rigurosidad académica o científica lo que se pretendía en esta ocasión, simplemente un repaso o visión rápida de ese “estado de la cuestión”. Una base de partida para abordar proyectos más importantes con un núcleo de personas y colectivos comprometidos al respecto.

Entre las conclusiones adoptadas y las líneas de trabajo cara al futuro pueden mencionarse la necesidad de establecer en las políticas de salvaguarda y puesta en valor la conexión Patrimonio Industrial y Territorio, configurando paisajes culturales.

El Patrimonio Industrial es memoria histórica y del trabajo, identidad colectiva. Aprovechar las nuevas tecnologías de la comunicación para difundir el patrimonio Industrial.

Rentabilizar los flujos turísticos para incorporar y difundir el patrimonio Industrial como oferta cultural diferenciada. Establecer redes de gestión y difusión. Incentivando Gabinetes pedagógicos y exigiendo rigor a la conservación de máquinas y procesos técnicos, respeto a la arquitectura industrial y memoria del trabajo en programas de desarrollo sostenible en el paisaje industrial.

Los Museos y Centros de Interpretación son esenciales para la difusión educativa, ciudadana y turística, complementarios a la política y práctica de salvaguarda del patrimonio industrial nacional y regional

Se han puesto de manifiesto ejemplos significativos en que se haya conciliado la exigencia de reutilización económica viable con la valoración cultural respetuosa, En que niveles y en que marco se produce la reutilización y puesta en valor del patrimonio industrial.

El Patrimonio industrial debe preservarse, pensarse y tener como estrategias de intervención en el mismo una concepción global, desde una aproximación interdisciplinaria, que lleve a tratarlo desde la óptica de la ingeniería, arquitectura, economía, geografía, sociología, arte y gestión del territorio. Por ello es necesario la elaboración de estrategias de gestión del mismo que incluyan sus formas adecuadas de defensa, mantenimiento e incluso de transformación.

El patrimonio industrial construido a lo largo de los siglos por ingenieros, arquitectos, autores anónimos, con fuerzas productivas, relaciones de producción y culturas del trabajo , donde empresarios y trabajadores aplicaron sus esfuerzos y dejaron una impronta histórica, simbólica, cultural, social en el paisaje y territorio de los pueblos constituye un verdadero testimonio de la vida del trabajo de la sociedad. La realidad física construida y su inserción en el territorio nos exigen, en ocasiones, la conservación de elementos que den testimonio de esa parte esencial de nuestra cultura.

El TICCIH, comité internacional de salvaguarda del patrimonio industrial, en su organización española se compromete a ser un medio o herramienta para la mayor y mejor difusión, garantía de efectividad de estas iniciativas.

En todo este proceso de viejas y nuevas funciones, de desaparición de los iconos de la actividad industrial asturiana del siglo XX, e incluso de alguna heredada del XIX, la conciencia de la pérdida de este patrimonio industrial fue muy limitada. Solamente en los años noventa y, sobre todo, en este inicio del siglo XXI se ha puesto de manifiesto un creciente interés en la defensa, preservación y puesta en valor del ingente y valioso patrimonio industrial que reúne notables valores simbólicos, históricos, técnicos y culturales, tanto en el contexto nacional como internacional. Son testimonios de lo cotidiano que implica una memoria del trabajo y del lugar muy apreciada por los ciudadanos, que lleva a que la Administración Autonómica y las locales, e incluso alguna empresa tomen interés por ello. Sin duda, la labor de sensibilización, lenta, pero sin pausa desde mediados de los años 80, de pioneros en ámbitos sociales diversos: Enseñanza, Asociaciones, Ciudadanos o Colectivos de defensa patrimonial fueron sentando criterios de aprecio por el patrimonio Industrial.

Los principales problemas que encontramos a la hora de analizar este legado son comunes:

  • Ausencia de inventarios especializados. Los elementos del patrimonio industrial se catalogan dentro de inventarios de patrimonio histórico-artístico provinciales, presentando graves carencias.
  • Situación de abandono y ruina en la que se encuentran muchos de los elementos del patrimonio industrial.
  • Escasa atención por parte de las administraciones públicas para la salvaguarda de este patrimonio.
  • Carencias en el marco legislativo. Además, muy pocos de ellos gozan de la declaración de Bienes de Interés Cultural.
  • La insuficiente sensibilización por parte de los agentes sociales hacia la valoración, conservación y protección de estos elementos con valor patrimonial tal y como demuestra, entre otras cuestiones la todavía falta de influencia de las Asociaciones de Defensa del Patrimonio Industrial en muchos lugares.

ANDALUCÍA

Los edificios e instalaciones vinculadas al sector agroalimentario del aceite con implantación generalizada en toda la Comunidad y con áreas de intensificación en Córdoba, Jaén y Sevilla; Los paisajes del azúcar del oriente andaluz; Los molinos de río, de viento y de marea, las harineras; Las numerosas bodegas repartidas por toda la geografía andaluza; Las salinas de interior y costeras; Las almadrabas y las instalaciones conserveras; Por último hay que hacer referencia a las interesantes fábricas de aguardientes.

Del sector ferroviario hay que destacar que su implantación en todo el espacio andaluz de tal modo que pueden ser visitados interesantes ejemplos de estaciones, almacenes, ferrocarriles mineros y material móvil y señalizaciones disperso por estaciones y depósitos de RENFE.

El conjunto patrimonial ligado a la energía se encuentra relacionado con el proceso que condujo a que las más de doscientas empresas creadas desde 1896 en Andalucía pasaran a formar parte de la actual Compañía Sevillana de Electricidad. La localización espacial de este gran conjunto patrimonial abarca todo el territorio andaluz y parte del extremeño. En su definición geográfica se puede hablar de localizaciones rurales y urbanas y, a su vez, de elementos integrados en poblaciones, de mayor o menor rango, y de elementos aislados. Desde el punto de vista espacial este tipo de industria recurre, según las funciones a desempeñar, a plantas industriales de gran complejidad constructiva o a edificios o instalaciones singulares;

La metalurgia y las construcciones metálicas, de honda tradición histórica a partir de los establecimientos metalúrgicos de San Miguel en Ronda y de las Reales Fábricas de Jimena de la Frontera (Cádiz), cuenta, desde el siglo XIX, con importantísimos testimonios tanto para Andalucía como en relación con el conjunto patrimonial industrial español. Los restos de las Fundiciones con Alto Horno de La Concepción de Marbella (Málaga) y de la Fábrica de El Pedroso (Sevilla) forman parte por derecho propio del legado histórico que Andalucía debe conservar. La Torre de Perdigones de la Fundición Mata de Sevilla, las instalaciones metalúrgicas de Peñarroya-Pueblonuevo y de Ibercobre en Córdoba o los Astilleros de Puerto Real dan idea de la riqueza de un sector que propició un salto cualitativo en la industrialización andaluza, al tiempo que las construcciones metálicas tales como puentes, embarcaderos, grúas y estructuras arquitectónicas completan el rico conjunto de la arquitectura de la ingeniería.

El sector ligado a la producción de azúcar con sus paisajes asociados, en la costa de Málaga y Granada tiene una gran importancia. Las Fábricas de Nuestra Señora del Pilar

en Motril o la de Guadalfeo en Salobreña, última factoría productora de azúcar de caña , cuya última zafra se realizó este año 2006.
El sector minero forma parte por derecho propio de la historia andaluza desde la época prerromana hasta nuestros días. Podemos distinguir las zonas siguientes: La minería del plomo en Almería, con importantes testimonios relacionados con la extracción, conducción y transformación; Las instalaciones del distrito minero de Linares-La Carolina, que constituyen un extenso conjunto patrimonial en el que destacan tanto sus restos referidos la época romana como los de la reciente revolución industrial. Las variadas tipologías de las cabrias sería una de sus principales aportaciones; La cuenca minera de Peñarroya y Belmez, que cuenta con excelentes ejemplos relacionados con la minería del carbón y de la metalurgia; Las explotaciones de hierro y carbón de la Sierra Norte Sevillana en las localidades de El Pedroso, San Nicolás del Puerto y Villanueva del Río y Minas; y, por último, el referente esencial de la minería de Riotinto, que constituye un excepcional patrimonio en el que el paisaje, las máquinas y los edificios conforman un sistema arqueológico industrial marcado por la minería, la metalurgia y el ferrocarril.

ARAGÓN

Aragón ha presentado recientemente su propuesta de actuaciones a incorporar dentro del Plan Nacional de Patrimonio Industrial: Los molinos de pólvora de Villafeliche, el sistema hidráulico de Gelsa y la denominada “La Mina” de Daroca .Otro patrimonio industrial relevante que goza de figuras de protección en la Comunidad de Aragón, en algún caso como BIC ( bien de interés cultural) : Canal Imperial de Aragón (tramo aragonés) – BIC Conjunto Histórico, Estación Internacional de Canfranc – BIC Monumento, Puente de Piedra y Pretil de San Lázaro (Zaragoza) – BIC Monumento, Mercado Central o de Lanuza (Zaragoza) – BIC

En otros casos se han catalogado y protegido elementos de patrimonio industrial como el Conjunto de Bodegas y Lagares de Puibolea, El “Moliné” y alberca contigua de Barbastro – Monumento de Interés Local (sin publicar), las Tolvas del cargadero de mineral. La nave de clasificación y cribado (Ojos Negros) – Monumento de Interés Local, la Estación Ferrocarril de Delicias (Zaragoza), la Antigua Fábrica Cartonaje en la calle Escoriaza y Fabro (Zaragoza) – Bien Catalogado, el Antiguo Matadero Municipal (Huesca), la Chimenea de la Resinera del Carmen (Teruel) – Bien Catalogado, el Viaducto Viejo o de Fernando Hué (Teruel) -, o la colección de vehículos de la antigua empresa Carde y Escoriaza S. A. (Zaragoza) , así como las Alfarerías del Barrio de Las Ollerías de San Julián (Teruel) – Iniciado procedimiento Bien Catalogado (23 junio 2004)

PRINCIPADO DE ASTURIAS

Asturias es una Comunidad íntimamente ligada a los procesos industriales que han tenido lugar en España en este último siglo y medio.

Actualmente, se cicatrizan las heridas en el territorio de dolorosos procesos de reconversión, iniciados a finales de los años 70 y principios de los 80 del pasado siglo, que han afectado a sectores básicos de su economía: minería del carbón, siderurgia y transformados metálicos, astilleros navales, agricultura y ganadería, textil, industria conservera, fabricación de tabaco, fertilizantes y transformados del vidrio, principalmente, así como los sectores comerciales y actividades indirectas o inducidas

por aquellos. Un enorme coste social que ha provocado la pérdida de 150.000 empleos y afectado a la estructura socioeconómica de la comunidad.

El modelo industrial asturiano: carbón, vapor y acero, con el ferrocarril como hilo conductor delimita con rigor las presentes huellas de la industrialización: Arquitectura Industrial, historia técnica, patrimonio edilicio y residencial, son reflejo vivo de la vida cotidiana y de la cultura material que impregnan los rincones de la región.

Hay, por tanto, un patrimonio vivo, en activo, de características singulares: La Industria del Armamento con sus Fábricas de La Vega ( Oviedo) y de Trubia, con antecedentes en la última década del siglo XVIII y que atesoran importantes piezas de la evolución en la industria militar española, con excelentes conjuntos patrimoniales, con valiosos exponentes de viviendas obraras, como el barrio de Junigro en Trubia o las casas de dirección y empleados en la Vega en Oviedo, algunas de ellas con incierto futuro por los planes municipales en proyecto.

La Industria de la Sidra, tan peculiar y emblemática en Asturias, tiene , entre otros, un ejemplo claro en la Fábrica de Sidra “El Gaitero” de 1890, sita en Villaviciosa en un paraje natural incomparable, también el imponente parque de centrales hidroeléctricas que se extiende por toda la abrupta geografía asturiana , donde el agua abunda y tiene seculares aplicaciones en la producción energética, en el siglo XX , sobre todo en si segunda mitad se han construido las centrales de La Malva, Proaza, Grandas de Salime, Arbón, Silvón, Tanes, que conjugan el interés arquitectónico, de la ingeniería y del arte, con proyectos de Vaquero Palacios o Castelao .

Todo ello sin olvidar las huellas y elementos patrimoniales de la industria siderúrgica y metalúrgica, las muestras de Valnalón (Langreo) ciudad industrial de la etapa de entresiglos XIX y XX, donde se desarrolló la potente siderurgia que más tarde dio lugar a la empresa Duro- Felguera SA, o los emporios industriales de ENSIDESA en Avilés y Gijón, hoy en día bajo la gestión de la empresa Arcelor SA. de los años 50 y 60 la primera industria de cabecera en España, dependiente del INI, formaba en Avilés los Hornos Altos y demás instalaciones fabriles para la producción del arrabio y la barriada obrera de Llaranes:, Las imponentes chimeneas que presiden las vigentes instalaciones permiten todavía presenciar un Patrimonio industrial histórico de relieve, aunque amenazado de destrucción como es el caso de la Central Térmica de Valliniello.

Pero la imagen de Asturias está asociada principalmente al carbón. La historia minera se presiente nada más llegar a la comunidad asturiana. Se afirma al ver los monumentos industriales que son los más de 41 castilletes mineros que como iconos señalan la cultura industrial .Las minas del valle de Turón , los Pozos de San Luis, Candín, Fondón, María Luisa, Sotón. Las minas de Solvay en Lieres y de Arnao , cuya empresa de Real Compañía asturiana de minas data de 1840.

Tienen gran importancia el patrimonio residencial Obrero: La Ciudadela de Capua en Gijón (finales del s.XIX) Barriada de Junigro de la Fábrica de Armas de Trubia ( finales del s.XIX. Pueblo de Bustiello en Mieres ( 1890-1920); Barriada Obrera de Arnao en Castrillón ( finales del s.XIX) Conjunto residencial de Minas de Solvay en Lieres, Barrio Urquijo en Langreo, Cuarteles Obreros del Valle de Turón ( desde 1880 a 1principoios del s.XX) ) y otros en la cuenca central asturiana..

CANARIAS

Actualmente hay declarados en Canarias un total de 270 BIC, de los que sólo 23 son bienes patrimoniales industriales (casi todos concentrados en una isla, Fuerteventura, y en el capítulo de industrial harinero pero como Monumento, de acuerdo con la antigua ley de patrimonio estatal).

En Lanzarote destacan las Salinas de Janubio, Las Salinas de Famara y varios molinos harineros de viento. En Fuerteventura los bienes patrimoniales industriales más significativos proceden de las actividades tradicionales del cereal (eras, molinos harineros de viento, atahonas…) de la industria extractiva de la cal. En Gran Canaria que tiene declarados 70 BIC aunque uno solo dentro del campo del patrimonio industrial, como Sitio Etnológico: Las Salinas de Tenefé., salinas en producción, hornos diferentes (de cal, loza, brea, pan y teja-ladrillo); pozos de nieve restaurados que se hallan en su cumbre central, arquitecturas hidráulicas de variada naturaleza donde las técnicas mineras en busca del agua alcanzan una gran importancia a nivel mundial (minas de agua, pozos con variados artilugios mecánicos de elevación de agua y galerías complementarias, estanques, etc.); Las Palmas de Gran Canaria (la mayor urbe del Archipiélago), de la que apenas queda algún inmueble como es la Casa Elder, donde está El Museo de la Ciencia y la Técnica que dedica una sección al patrimonio industrial marino. Tenerife es la isla capitalina de la provincia occidental. Tiene registrados el mayor número de BIC por isla, 91, de los que sólo 3 pertenecen al patrimonio industrial: Los Molinos de Barranco Grande y Cueva Blanca (El Rosario); Almacén de CEPSA y El Molino del Llano del Moro (Santa Cruz de Tenerife.

CANTABRIA

La relación que sigue, altamente selectiva, se refiere tan sólo a piezas del patrimonio industrial inmueble, con exclusión, por tanto, de las muebles y, desde luego, de las del patrimonio de obra pública. Además, y por lo que hace a las primeras, se ha prescindido igualmente de los molinos de río, a la espera de un inventariado sistemático que aún habrá de verse concluido. Se resaltan 57 bienes de patrimonio industrial de especial importancia.

Entre este patrimonio industrial destacamos los Molinos de Marea, como el de La Venera (Arnuero), del Siglo XVIII.. Molino de marea de Santa Olaja (Arnuero), también del. Siglo XVIII.. Recientemente restaurado, alberga un Museo de la Molinería. Las Fabricas de Harina: Entre otras las de Pesquera La Montañesa (Pesquera). Siglo XIX. En 2002 fue adquirida por el Ayuntamiento de Pesquera para la instalación de un museo tecnológico. La Fábrica de harinas de Arenas (Arenas de Iguña). Segunda mitad del siglo XIX. Las Ferrerías , como la Ferrería de Cades (Herrerías). 1752. Restaurada, alberga una exposición y se encuentra gestionado por el Grupo de Acción Local Saja- Nansa (programa LEADER). Antiguas instalaciones metalúrgicas como el Conjunto del recinto de la Real Fábrica de Cañones de La Cavada (Riotuerto). Siglos XVII y, sobre todo, XVIII. La portada principal de acceso, BIC desde 1985; el conjunto, desde 2004.

Se destaca el Patrimonio industrial hidráulico, con el: Conjunto del resbaladero y obras hidráulicas del río Miera para abastecimiento de maderas a La Cavada. Finales del

siglo XVIII..Presa y obra hidráulica de la Real Fábrica de Cañones de Liérganes (Liérganes). Siglos XVII y, sobre todo, XVIII. La localidad está declarada conjunto histórico en 1999. Las Fábricas de textiles y paños: Fábrica de sacos La Emiliana (Cartes). 1892. Seleccionada entre las diez piezas propuestas para el PNPI.

Las Fabricas de Conservas y de pescado en Unquera (Val de San Vicente) de. principios del siglo XX. El Patrimonio industrial agroalimentario con la Fábrica de vidrio plano La Cantábrica (Arroyo de Valdearroyo) de 1870. Fábricas y conjuntos energéticos y químicos como la Fábrica de petróleo La Cantábrica (El Astillero) de finales del siglo XIX. También las naves antiguas de la planta química de SNIACE (Torrelavega). Mediados del siglo XX. Patrimonio metalúrgico con la Trefilería de Ramales (Ramales de la Victoria). Primer tercio del siglo XX. Dique de Gamazo (Santander). Principios del siglo XX. BIC desde 2001.

Conjuntos mineros: Canales (Udías), segunda mitad del siglo XIX. Embarcadero cantilever de Dícido (Castro Urdiales). 1896 (1938). Conjunto minero de Reocín (Reocín). Siglos XIX-XX. Conjunto minero de la Sierra de Cabarga (El Astillero, Liérganes, Medio Cudeyo, Penagos, Villaescusa). Finales del siglo XIX y comienzos del XX. Patrimonio energético y eléctrico: Central termoeléctrica del Astillero (El Astillero). 1910 o la Central hidroeléctrica El Pavón (Reocín). 1901, entre otras alguna restaurada como la de Puente Viesgo. Patrimonio residencial obrero: Poblados de Solvay en Barreda (Torrelavega).Poblados de Somahoz, El Corraleo y San Benito (Los Corrales de Buelna) del último tercio del siglo XIX.

CASTILLA LA MANCHA

Castilla-La Mancha ha sido históricamente una región preferentemente rural en la catalogación de las actividades económicas realizadas por sus habitantes. Por ello gran parte de su patrimonio industrial actual pertenece a la agroindustria (molinos de viento e hidráulicos, bodegas, alcoholeras, almazaras, fábricas de harinas, etc.). No obstante en el territorio castellano-manchego estas actividades se han complementado con la minería en diferentes períodos y con la industria en enclaves muy puntuales. En este sentido el patrimonio industrial de esta región también ofrece importantes ejemplos de patrimonio minero (salinas, minas de plata, cinabrio, carbón, etc.) e industrial (reales fábricas, complejos industriales, etc.). En conjunto, un territorio con grandes potencialidades si este patrimonio se encontrara convenientemente valorizado.

Entre los recursos más relevantes algunos, afortunadamente, se encuentran incluidos en el Plan de Patrimonio Industrial que el Ministerio de Cultura a través del Instituto del Patrimonio Histórico Español pone en marcha en el año 2000. Son los siguientes:Zona Minera de Puertollano (Ciudad Real).Real Fábrica de Metales de San Juan de Alcaraz en Riopar (Albacete).Real Fábrica de Paños de Brihuega (Guadalajara).Enclaves a los que hay que añadir el Conjunto Minero de Almadén (Ciudad Real) donde se incluyen tres B.I.C. (Horno Bustamante, Real Hospital de San Rafael y Baritel de San Carlos). En este caso, los trabajos, iniciados con anterioridad, se han materializado en el recientemente inaugurado Parque Minero de Almadén.

Otros recursos dignos de señalar son los siguientes, de los cuales algunos se encuentran en grave peligro*: Conjuntos de Molinos de Viento de Campo de Criptana (Ciudad Real) que incluye tres declarados B.I.C., de Mota del Cuervo (Cuenca) y de Consuegra

(Toledo).Ferrería “El Martinete” de Los Pozuelos de Calatrava (Ciudad Real).Fábrica de Harinas Ayala y Juan de Manzanares (Ciudad Real).Fábrica de Hilados de Sonseca (Toledo).Posito de Cuenca. Declarado B.I.C.*Salinas de Imón (Guadalajara). Declaradas B.I.C.*“Apartadero Calatrava” de Puertollano (Ciudad Real), complejo industrial de mediados de la década 1910-1920 donde la Sociedad Minero-Metalúrgica de Peñarroya destilaba las pizarras bituminosas de la cuenca de Puertollano para producir aceites industriales.

Los nbienes más importantes pueden relacionarse con la minería del Cinabrio: El Conjunto minero de Almadén (Ciudad-real): Hospital de Mineros de S. Rafael, Baritel de San Andrés, Puerta de Carlos IV, Academia de Minas, Minas Subterráneas (Pozo y Castillo), Calabozos de la Real Cárcel de Forzados, Castilletes metálicos de diversas épocas, Almacenes y Talleres, Plaza de Toros, etc. Zona de mayor recuperación patrimonial minera de Castilla la Mancha, Parque Minero, Museos, centro de Interpretación de la Cárcel, etc. Conjunto minero de Almadenejos (Ciudad-Real): Baritel de San Carlos, Murallas, almacenes, etc.

Otro aspecto de enorme relieve es el de Ferrerías. La Ferrería “El Martinete” en Pozuelo de Calatrava (Ciudad-Real) Siglo XIX La zona de Albacete dedicada a la cuchillería. Fábricas de hojalata, bronce y latón. La Real Fábrica de Metales de San Juan de Alcaraz en Riopar (Albacete).Laminados de Latón en “El Laminador” Riopar (Albacete). También las industrias mecánicas como la Real Fábrica de Armas de Toledo. Siglo XVIII. Rehabilitada para uso de campus universitario de la U.C.L.M. y la Fábrica de Motores “La Hispana” en Guadalajara.

CASTILLA Y LEÓN

En Castilla y León existe un rico patrimonio industrial ligado a las actividades mineras del norte de la región (León y Palencia) y restos de la industria vinculada a los sectores agroalimentario (fábricas de harinas y de azúcar, silos y almacenes repartidos por toda la región), industria textil (en León y Salamanca), sobremanera en Béjar ( Salamanca) , declarada en su tiempo el “Manchester español”, la industria pesada (Burgos y Valladolid) y otras actividades aisladas que generan un patrimonio peculiar.

El sector energético y minero en la comarca de El Bierzo con las antiguas centrales térmicas de Ponferrada (1929) , donde se está habitando un Museo de la Energía y en otras se ubicarán dependencias del Centro de Investigación en nuevas energías del CSIC. Por otra parte los conjuntos históricos de 1856 de la antigua Ferrería de San Blas en Sabero, y las minas de Barruelo de Santillán en Palencia, de finales del siglo XIX , tienen una gran importancia en el patrimonio industrial histórico.

La provincia de León aporta el más importante vestigio protegido y reconocido: el conjunto arqueológico de Las Médulas, antigua explotación de oro de la época romana declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO

CATALUÑA

El factor fundamental que propició el inicio de la sensibilización y de la valoración del patrimonio industrial fue la creación del Museo de la Ciència i de la Tècnica (mNACTEC), en 1981, por parte de la Generalitat. El Museo promovido por la

Asociación de Ingenieros desde 1976 cambió sus objetivos y en vez de limitarse a conservar los bienes muebles como todos los museos europeos de esta temática amplió los amplió incluyendo en ellos la preservación de los bienes inmuebles de la industrialización. En estos años también se produjeron dos iniciativas que tuvieron un gran impacto en la valoración de la industrialización y de su patrimonio. Por una parte se publicó el libro “La arquitectura industrial en Cataluña” de Joseph Ma Montaner y por la otra se inauguró la gran exposición “Catalunya la fábrica de España” pensada por el profesor Jordi Nadal, ocupó los 8.000 m del recinto del Born.

Buana parte del patrimonio industrial de interés está conservado, exhibido y gestionado por medio del sistema de Museos. Entre lo más destacado, con referencia a su época histórica :

Período preindustrial s.XVIII. De este período se han musealizado el Molino del Papel de Capellades, la tenería de Igualada, el Molino serradora de Àreu en el Pirineo, la ferrería (farga) de Ripoll donde se producía hierro y se está actuando en las salinas de Gerri de la Sal en el Pirineo que es uno de los cinco nuevos museos del Sistema Territorial.

La primera industrialización(1832 – principios s.XX) Los lugares más representativos de esta época son las dos colonias industriales del alto i bajo Llobregat , la Colònia Sedó y la Colònia Vidal, y la fábrica de río Can Sanglas de Manlleu en el río Ter. Estos tres centros algodoneros fueron la columna vertebral de la Industrialización de Catalunya que estaba compuesta por más de setenta colonias industriales y más de cien fábricas de río.

Complementa el sector textil la Fàbrica Aymerich i Amat de Terrassa , modernista y sede del mNACTEC que representa el sector textil, el Museo de la Técnica de Manresa, situado en unos antiguos depósitos de agua, dedicado a la cintería (Manresa aún es la capital de la cintería en España y el Museo de Premiá que representa la importante industria textil de la estampación..

Las otras tipologías sectoriales están representadas por el Museo de la Pell de Igualada situado en una fábrica al lado de la tenería, la harinera de Castelló de Empuries, el Museo del Corcho de Palafrugell que se ubica en la fábrica Amstrong que fue la más importante de la comarca, el Museo de la torneria de Torelló donde se realizaban las piezas de madera del sector textil, y la alcoholera de Espluga del Francolí.El sector del transporte está representado por el Museo del Ferrocarril de Vilanova y la Geltrú que ocupa la rotonda y una nave de los talleres de RENFE de finales del s.XIX.

Segunda revolución industrial ( Principios s.XX – años sesenta s.XX)

Uno de los sectores más representativos es el de la minería que aunque la explotación de las minas que se han musealizado se inició antes del s.XX su explotación principal fue durante este siglo. Las tres explotaciones visitables son las minas de plomo en Bellmunt al sur de Catalunya explotadas desde el s.VI antes de Cristo, las minas de lignito de Cercs en el Norte y la cantera de calcita y la fábrica modernista del Clot del Moro, una de las obras más importantes del Patrimonio industrial catalán. A estas tres lugares patrimoniales mineros se les añadirán la Minas de Sal en Cardona explotadas des de la Edad Media, y las minas de zinc en el Valle de Arán.

Otro sector importante de esta época es el de los transportes por carretera y por aire, y en Cataluña están representados por el Museo del Automóvil de Sils y por el futuro Museo de la Aviación de Sabadell.

El Museo de la Cerámica Vidriada en l’Espluga del Llobregat cerca de Barcelona cuyos productos fueron utilizados por los arquitectos modernistas y el de la hidroelectricidad en Capdella, en el Pirineo Oriental, donde se creó en 1911 la primera gran central hidroeléctrica de España son las dos últimas propuestas de integración que ha recibido el Sistema Territorial

Durante estos más de veinte años de funcionamiento el mNACTEC y la Asociación del Museo han sido las dos entidades de referencia del patrimonio industrial en Cataluña. Las acciones más relevantes realizadas son

Los premios Bonaplata que galardonan una restauración, un estudio, un producto relativo a la difusión, una obra industrial nueva y una colaboración con el Sistema de Museos
La elección de los cien elementos del Patrimonio Industrial cuyo resultado ha estado la publicación de un libro y la realización de dos exposiciones que ha servido para mentalizar de la importancia del patrimonio industrial

La Realización del Inventario del Patrimonio Industrial del que actualmente se ha realizado el 40%.

Se han organizado ininterrumpidamente congresos bianuales y también se publica el boletín informativo sobre patrimonio industrial conjuntamente con el del Sistema de Museos.

Actualmente se está elaborando el plan del patrimonio industrial que tiene como finalidad exponer la situación actual de las temáticas que trata y proponer unas actuaciones. Los capítulos tratan del inventario, de la catalogación, de la preservación y de la reutilización, de la implicación de la sociedad, de la educación, de la nueva organización del sistema del mNACTEC, de la gestión, de la proyección internacional y del fomento de la cultura técnica y científica. Además hay tres capítulos dedicados al paisaje industrial, a los bienes muebles: objetos y máquinas, y al turismo industrial que a continuación se explican.

CEUTA

Este entramado de fábricas e industrias auxiliares sostenían una numerosa flota pesquera que cayó en picado a la vez que se iban cerrando las fábricas. Pasaron de ciento veintitrés barcos que pescaban al cerco, palangre y arrastre a apenas una veintena de embarcaciones pesqueras. Con los cambios en la estructura económica mundial y el declive de la industria tradicional, en la que Ceuta no ha estado al margen, fue madurando una sólida corriente de opinión y de pensamiento sensible con las ruinas industriales, los problemas que acarrean y la necesidad de buscar soluciones que cristalizan en la década de los 90 con propuestas de intervención fundadas en la idea no tanto de suprimir sino de cómo proteger las estructuras, edificios y espacios industriales abandonados. A partir de estos conceptos es cuando se empieza a hablar de patrimonio o arqueología industrial.

La Asociación Septem Nostra solicitó formalmente a la Consejería de Educación y Cultura la incoación del expediente para declarar como Bien de Interés Cultural todos los elementos que aún se conservan de la antigua línea de ferrocarril. Esta interesante muestra de las líneas de ferrocarriles del pasado siglo, junto con la antigua Sirena de Punta Almina, son los dos elementos de mayor interés en el patrimonio industrial ceutí.

EXTREMADURA

Extremadura tiene exponentes destacados de patrimonio industrial como la. Harinera de Plasencia, las Minas de Aldea Moret ó las Bodegas de Almendralejo (EP). Se pretende también rescatar parte de la historia de los poblados ferroviarios y sacar a la luz aspectos relacionados con las condiciones de vida y trabajo de sus moradores, así como mostrar las semejanzas y diferencias desde que se producen los primeros asentamientos en torno al ferrocarril hasta la fase crítica de finales del siglo XX, momento en el que gran parte de estos poblados quedan abandonados o ven muy reducida su población.

Los poblados ferroviarios que tendrán prioridad dentro del Plan actual son los de Arroyo-Malpartida y Monfragüe, en Cáceres, y Almorchón, en Badajoz. Los tres forman parte del inventario ha realizado la Fundación de los Ferrocarriles Españoles con 47 pueblos, de los que 24 tienen valor patrimonial.

En Monfragüe, durante los primeros años de explotación del nudo ferroviario, los operarios que allí se destinaron para atender el tráfico de trenes malvivían en pequeños cobertizos y vagones o se tenían que desplazar varios kilómetros desde los pueblos próximos. El nacimiento del poblado de Arroyo- Mal partida fue coetáneo al de Monfragüe. Se creó en medio de la nada, a medio camino entre las poblaciones que le dan su nombre, y su importancia fue mayor porque allí se instaló un importante depósito de locomotoras, lo que exigía una destacada dotación de personal técnico.

Muy alejado de estos dos lugares, pero en la misma comunidad extremeña, nació el tercero de los grandes poblados que ahora se pretende recuperar: Almorchón. Los trenes pisaron sus dehesas por primera vez en 1866. Las primeras casas y edificios de servicio se levantaron casi 14 años después, en torno a 1880, hasta que en los años 60 del siglo XX llegó a tener casi un millar de vecinos.

Extremadura no se reconoce en el siglo XIX o XX como potencia industrial como otras Comunidades tales como Cataluña o el País Vasco. Sin embargo destaca por el nivel de conservación de sus recursos del Patrimonio Industrial. Desde los romanos, durante la Edad Media hasta la Edad Moderna, supuso un punto neurálgico de las Cañadas Reales como Centro receptor.os restos afloran en cualquier rincón tanto de campo como en zonas urbanas y son de muy distinta tipología.

Señalamos algunos elementos que se proyecta salvaguardar.- Estación de tren de Baños de Montemayor (de finales del XIX),- La fábrica de papel de fumar de Casas del Monte (mediados del XIX), – La antigua fábrica de la Cross de Mérida,- La Cementera de Los Santos de Maimona,- El Molino de Sevilla de Monesterio, – El Mercado de Santa Ana en Badajoz, – El Silo de Don Benito, Trujillo, etc. – La alcoholera de Villanueva,

– El lavadero de Puebla de Alcocer,- El telar de Casas de Don Pedro – La era del Rollo de Herrera del Duque

GALICIA

En una aproximación a la historia del patrimonio industrial en Galicia se pueden distinguir tres fases. Una primera, con una industria casi artesanal, que culmina en el siglo XVIII con los astilleros, en especial con los militares del Arsenal de Ferrol, y con las primeras fábricas conserveras en torno a la ría de Vigo a principios del XIX. Otra interesante muestra de la industrialización primera está en la Fábrica de Cerámica y Fundición de Sargadelos en la provincia de Lugo, del siglo XVIII, impulsada por Raimundo Ibáñez, ilustrado, Marqués de Santa Cruz de Marcenado. Las antiguas tolvas y restos industriales en Pontenova, el ferrocarril minero de Villaodrid y las Ferrerías, como es el caso de Bogo tienen también su importancia en el patrimonio industrial gallego, como veremos en otros exponentes citados en los ejemplos de reutilización.

Frente a la pujanza de ese momento, en el resto del siglo es casi nula la presencia de la industria en una Galicia en la que no puede hablarse con propiedad de revolución industrial. La incipiente industrialización de comienzos del XX apenas logró crear algunos islotes industriales de escasa incidencia en el conjunto de Galicia, inmersa aún en los antiguos medios de producción. Aún así, aparece tímidamente en la primera mitad del siglo XX –solo en la segunda se desplegará en todo su esplendor– una cierta arquitectura industrial primaria y elemental, pronto fagocitada por el propio desarrollo de la industria en los años 60.

Por ello, además del interés que en sí mismo tiene este patrimonio industrial –no siempre interés artístico–, la arquitectura industrial tendrá tal incidencia en el paisaje gallego, que éste queda positivamente transformado en paisaje moderno merced a una arquitectura que se extiende por los centros fabriles sin preocupaciones estilísticas por lo general. Más en esos nuevos castillos de la industria, en su simplicidad formal y su racionalidad constructiva se perciben muchas veces unas sensaciones espaciales propias de la más pura arquitectura intemporal.

LA RIOJA

La primera industrialización en La Rioja fue tardía y escasa. En primero lugar porque lo fue en toda España, y en segundo lugar, por la preeminencia de la actividad agrícola y ganadera. Las primeras grandes fábricas se centraron en la transformación de la producción agrícola, actividad central de la región hasta la postguerra. Con la filoxera en Burdeos, los bodegueros franceses y algunos pioneros locales invirtieron en nuestra región transformando las bodegas rurales en las primeras industrias del vino con instalaciones y procesos tan primitivos que les cuadra más el nombre de bodegas que el de industrias: Marques de Murrieta y Bodegas Franco-Españolas en Logroño, CVNE, Bodegas Bilbaínas, López de Heredia, Rioja Alta, Muga, Martínez Lacuesta y Paternina en Haro (y con alguna otra menor). Dado el prestigio de sus calados o almacenes de barricas, todas estas industrias, una vez modernizadas en el último cuarto de siglo (hasta los años setenta del s XX seguían poco más o menos como en su fundación) mantienen como signo de orgullo y prestigio su patrimonio inicial (próximo a la arquitectura vernácula o a ciertos regionalismos principios de siglo) por lo que no cabe preocuparse por su conservación, sino más bien por sus modificaciones y añadidos.

La última fábrica destacable de este primer periodo industrial fue la de de los elixires dentales Licor del Polo, de gusto secessionista. Soporta ya una ruina de más de cuarenta tristes años sin que parezca llegarle el momento de la desaparición definitiva o de su rehabilitación.

De este periodo son también los pequeños edificios de centrales hidroeléctricas desperdigados por la provincia (Anguiano, Viguera, Panzares) y un buen número de pequeñas industrias en torno a Logroño, Haro, Calahorra o Arrendó.

COMUNIDAD DE MADRID

Algunos de los elementos más emblemáticos y significativos del Patrimonios Industrial de Madrid se insertan en la temática y tipologia de Industrias Agroalimentarias, tal es el caso de la: Azucarera de Aranjuez: instalación abandonada. El Almacén de pulpa, una de las naves más interesantes y mejor conservadas del conjunto, en los últimos años, ha sufrido un irreparable deterioro. Los Molinos harineros (hidráulicos): abarcan un ingente conjunto de edificaciones reutilizadas como viviendas o dotaciones socio- culturales en algunos casos, como en las riberas del Tajuña, y también, restos, ruinas y edificaciones abandonadas de altísimo interés histórico y patrimonial como los que todavía se conservan en las márgenes del Tajo, a su paso por Alcalá de Henares .o en el tramo medio y alto del Río Manzanares.

En el capítulo de la Fábricas de Harinas, habitualmente ubicadas en ámbitos urbanos y de funcionamiento eléctrico, se hace notar el caso el caso de la Fábrica de Harinas ‘La Esperanza’ en Alcalá de Henares, un ejemplar de principios del siglo XX que ha llegado hasta nuestros días custodiando en su interior un completo y valioso conjunto de maquinas, utensilios y herramientas de molienda. Lagares y bodegas: representativas de la intensa actividad desarrollada en algunas zonas del sudeste y medio este madrileño (y, sorprendentemente, también en pueblos del norte como Redueña). Además de otros testimonios de la temprana tradición aceitera y vinícola de la zona. Ejemplos muy significativos son la vieja almazara y toda la colección de apoyo (ejemplar prensa de viga, etc.) que decora el célebre Mesón “Las Cuevas del Vino” y el lagar y bodegas de la Casa Duset, antigua casona de labor, restaurada como centro artístico y residencia. En Aranjuez, el conjunto de El Real Cortijo de San Isidro, con su lagar, almazara y espléndida bodega subterránea, construida por Carlos III, ha sido recientemente rehabilitado como Centro de interpretación del vino.La Almazara de Brea del Tajo, que cesó su actividad en 1967 es una de las la plaza del Ayuntamiento, representa uno de los ejemplares más significativos al conservar, completa, toda la maquinaria que muestra el proceso de evolución técnica de una fábrica de aceite que comenzó su andadura productiva hace más de doscientos años. La Colonia Agrícola de Valverde de Alcalá. Aprobada su construcción en el año 1918, en la actualidad se conserva un interesante conjunto agropecuario en torno a las casa y explotaciones de colonos. Su interés patrimonial, se amplía, además, por ser una de las pocas iniciativas llevadas a cabo en la provincia, una experiencia excepcional de puesta en práctica de la Ley de Colonización y Repoblación Interior de 1907.

Las Industrias Textiles: La Real Fábrica de Tapices, en Madrid. Conjunto fabril de Nuevo Baztan, promovido por Juan de Goyeneche, experimentó la producción de sombreros, tejidos de seda, pañuelos, etc. hasta ir configurando una auténtica colonia de artesanos que alcanzaría su máximo esplendor en la segunda década del setecientos con

la instalación de una fábrica de vidrios.Lavadero de Lanas de Buitrago de Lozoya. Único ejemplar junto al de Colmenar Viejo que se conserva en la Comunidad de Madrid. Industrias de la construcción y materiales cerámicos: Los Hornos de cocer tinajas de Colmenar de Oreja. Es uno de los últimos testimonios físicos de la tradicional industria tinajera del municipio. Sus características constructivas, de inspiración árabe, despiertan un gran interés y son únicas en todo el territorio español. En la actualidad solo se conservan 5 ejemplares, algunos en un estado muy deteriorado.”Fábrica de Maderas de la Sociedad Belga de los Pinares de El Paular” (Rascafría). En activo desde 1840, vinculada a la originaria actividad local de la madera que, junto a otras desaparecidas (vidrio, papel, etc.,) desarrollaron los Monjes del Monasterio de El Paular. En Industrias Extractivas tiene relevancia como en las Salinas de Espartinas en Ciempozuelos, una de las explotaciones de sal más antiguas de la península, de gran singularidad histórica y geológica. En la actualidad, la administración regional está estudiando la declaración como Bien de Interés Cultural. La mina del Cerro de la Plata Bustarviejo y en Horcajuelo de la Sierra. Industria Metalúrgica Nave de la antigua fundición de Boetticher en Villaverde, del Ingeniero Torroja. Ejemplifica el interés del patrimonio industrial madrileño a otra escala en la que se plantea la necesidad de abordar las complejas realidades industriales de la periferia urbana de Madrid, expuestas a procesos acusados de desindustrialización y reconversión residencial (Villaverde, Leganés, etc.).

En Comunicaciones, infraestructuras y Obras Públicas tenemos el Patrimonio Hidráulico del Canal de Isabel II, la mayor obra de ingeniería de mediados del siglo XIX que el Canal quiere convertir en Bien de Interés Cultural con 77 km. de canalización comprende 28 acueductos, 4 presas, 4 sifones, 35 minas, 32 almenaras, partidor y tres depósitos. Central Eléctrica de Torrelaguna (Canal de Isabel II). Actuación pionera en el ámbito del patrimonio industrial regional. La Central Eléctrica Chávarri (Carabaña), una pequeña y singular fábrica de luz a las orillas del Río Tajuña vinculada al complejo industrial que dio lugar la explotación de Aguas mineromedicinales de Carabaña.

Cuando el patrimonio minero, junto con las diversas huellas de la actividad minera, están integrado profundamente con el paisaje se puede hablar de paisaje minero que es una entidad patrimonial de orden superior, ya que constituye un elemento de referencia vital y cultural de un pueblo. Esto ocurre en los dos principales distritos mineros históricos de la región en relación con la compleja historia geológica de esta zona, extremo sur-oriental de las cordilleras béticas, y de su dilatada historia minera desde tiempos prerromanos hasta finales del siglo XX.

La Sierra minera de Cartagena- La Unión El entorno de La Unión y su Sierra Minera, al margen de la importancia de las reservas minerales aún existentes allí, constituye un conjunto de gran valor, tanto desde el punto de vista geológico-minero, como desde el punto de vista histórico y arqueo-industrial. Por otra parte, después de casi 3.000 años de actividad minera, los testimonios arqueológicos de dicha actividad son muy numerosos. Especialmente importantes son los restos de las instalaciones mineras de la época de auge de la Sierra, último tercio del siglo XIX, y principios del XX. De este modo se catalogaron la totalidad de 96 ingenios mineros El distrito minero de Mazarrón es uno de los distritos mineros históricos, junto con el de Cartagena, más antiguos de la Península Ibérica, habiendo constancia arqueológica de la explotación de estos

yacimientos ya al menos desde la Edad del Bronce. Pero sería en la época romana, entre –200 a.C. y 300 o 400 d.C. cuando se da la máxima actividad minera de la zona en época antigua. En los siglos XVI, XVII y XVIII, la actividad minera se centra en la producción de almagra. La minería metálica contemporánea arranca en 1839 y finaliza en el año 1969.

En el caso de Mazarrón, después de 36 años transcurridos tras el cese de la minería, el patrimonio minero existente se refiere principalmente a elementos del paisaje minero, tales como cortas, pozos, escombreras y depósitos de residuos mineros de increíbles cromatismos. De los ingenios mineros y edificaciones industriales apenas queda nada después del expolio sistemático de chatarreros y demás recuperadores de materiales. Solamente subsisten milagrosamente 2 castilletes de hierro, uno de madera y otro de mampostería, así como tres chimeneas, correspondientes a instalaciones de máquinas de vapor, y restos de un lavadero.

EUSKADI / PAÍS VASCO

Euskadi es, junto a Cataluña y Asturias de las regiones de más antigua industrialización. Por ello no es casual que tenga importantes y numerosos bienes patrimoniales en su territorio y concite valiosas experiencias en el estudios e investigación del patrimonio industrial.

Euskadi fue la Autonomía pionera en impulsar desde la propia administración proyectos de estudio y revalorización del Patrimonio Industrial. A propuesta de un grupo de profesionales especializados en diferentes áreas interesados en el patrimonio industrial, concepto que empezaba a manejarse en estos momentos, se realizaron en Bilbao en 1982 las primeras jornadas de Arqueología Industrial, promovidas por el Gobierno Vasco y la Generalitat de Catalunya y organizadas por el primero.

El mismo grupo impulsor de estas primeras jornadas, que tendrían continuidad en varias ediciones más en otras Comunidades Autónomas, y que en la actualidad han desembocado en la creación de las de TICCIH- España, continuó desarrollando actividades de sensibilización, estudio y defensa del Patrimonio Industrial, constituyéndose como “Asociación Vasca del Patrimonio Industrial y Obra Pública” AVPIOP .en 1.989.

Esta asociación consideró como labor prioritaria, la realización del inventario del Patrimonio Industrial del País Vasco, como herramienta indispensable para una posterior política de conservación. Una vez más el gobierno Vasco auspició la propuesta con una importante subvención a la AVPIOP para la realización del Inventario.

En cuanto a la protección se encuentran declarados 43 bienes de patrimonio industrial: 16 en Guipúzcoa; 23 en Vizcaya y 4 en Alava. Se han propuesto para ser calificados 46 bienes de patrimonio industrial y y 240 para ser inventariados.

Ante esta propuesta un tanto restrictiva según el criterio de la AVPIOPV, esta sigue solicitando la incoacción de los elementos que no están incluidos en ella y que se consideran irrenunciables a partir de la aplicación de los siguientes criterios:

Partiendo de una equilibrada representación geográfica, sectorial, arquitectónica y de diversidad de procesos productivos se debe atener a:

  1. Valor histórico. (antigüedad).
  2. Valor artístico-arquitectónico.
  3. Representación de procesos productivos. – cronológico.
- conservación íntegra de un proceso.
- hito tecnológico. 
- patentes locales
- la escasez frente a la profusión de un elemento.
- papel desempeñado en el proceso de fabricación. – energía motora…
  4. Valor del conjunto.
  5. Valor espacial o de integración en el entorno.
  6. Valor iconográfico.
  7. Estado de conservación.
  8. Potencial de uso y didáctico.
  9. Interés territorial.

4. Investigación, Formación y Universidades en la Promoción del Patrimonio Industrial

Es notoria en España la falta de formación académica, específica y permanente, en los administradores, técnicos y profesionales de la gestión y difusión del patrimonio industrial.

De todos modos se ha iniciado desde hace veinte años un buen número de esfuerzos colectivos plasmados en numerosos estudios, investigaciones y publicaciones diversas que han constatado la enorme riqueza y variedad que caracteriza al patrimonio Industrial. Y desde muy distintos ámbitos, profesores, estudiantes, profesionales de todo tipo y aficionados apasionados han emprendido el largo camino de la puesta en valor de un patrimonio hasta hace bien poco desconocido en general para el conjunto de la sociedad española.

En el ámbito educativo se inició un tímido interés cuando en 1989 la Escuela Práctica de Arqueología del País Vasco de la Universidad de Deusto incorporó a su diplomatura la asignatura de Arqueología Industrial en el 5o curso de Formación. A partir de ese momento tuvieron lugar otras experiencias en Universidades e Instituciones sobre el estudio del patrimonio industrial.

En 1990, el Seminario de Doctorado sobre Arqueología Industrial impartido desde la Universidad Complutense de Madrid, impulsó un programa de investigación orientado al estudio y desmitificación de la historia industrial madrileña. Algunos años después, el apoyó de la Dirección General de Investigación (Consejería de Educación), subvencionando durante cuatro años consecutivos proyectos de investigación dedicados al estudio exhaustivo del patrimonio Industrial y la memoria del trabajo en distintas zonas de la geografía de Madrid, se tradujo en una vía de sensibilización y toma de conciencia sobre la importancia y necesidad de conocer en detalle cual era la realidad de nuestro patrimonio industrial. Posteriormente el IPICAM, grupo de trabajo impulsado

desde la Universidad materializó una tarea considerable en la investigación aplicada en la recuperación de la memoria del trabajo, Inventarios, Propuestas y denuncias frente al abandono, especulación y destrucción del patrimonio.

Otra experiencia de gran interés es el Foro de Arquitectura Industrial en Andalucía. La Consejería de Obras Públicas y Transportes de la Junta de Andalucía puso en marcha en 2004 un Programa de Rehabilitación del Patrimonio Arquitectónico Industrial. Esta línea de actuación consiste en establecer un marco teórico de reflexión sobre el valor y las potencialidades de los ejemplos más significativos de la arquitectura industrial andaluza, integrando las experiencias y avances producidos en Andalucía y en el entorno internacional en los últimos años. Durante el año 2004 se realizaron un total de ocho encuentros, Foros de Arquitectura Industrial, en las ocho provincias andaluzas bajo el denominador común de territorio industrial / territorio social. Este Foro tiene como misión principal la elaboración de un Documento Estratégico del Patrimonio Industrial en Andalucía (DEPIA). El último encuentro se celebró en Sevilla durante los días 14, 15 y 16 de septiembre de 2005.

Por otra parte la mayor parte de las Universidades desarrollan Master, Cursos, Títulos de Especialización y Gestión en Patrimonio Cultural, donde el patrimonio industrial cobre una creciente importancia Barcelona, Bilbao, Sevilla, Oviedo, Madrid, Valencia, Baleares, Granada, León así como la UIMP (Universidad Menéndez y Pelayo), o los Cursos de Extensión Universitaria en toda la geografía española imparten disciplinas y temas relacionados con el estudio del patrimonio industrial.

Una expresión de investigación aplicada y proyección externa del patrimonio industrial es el buen número de Exposiciones itinerantes que se han planteado en estos últimos años. Entre ellas destacan las “Las Fábricas del Sur” en Andalucía, Las Exposiciones de 100 elementos de Patrimonio Industrial de Cataluña, la de Patrimonio Agroalimentario en Cataluña y la relativa al patrimonio industrial del País Vasco. Se ha incorporado a esta iniciativa singular en este año 2006 la denominada “Galicia Industrial”. Todas ellas patrocinadas por empresas y Administraciones públicas

5. Inventarios, salvaguarda y preservación

Los Inventarios de patrimonio industrial siguen siendo una asignatura pendiente en España. Existe ausencia de normalización en la labor de documentación, inventario y catalogación administrativa y confusión en la trascendencia jurídica de estas actuaciones cara a su protección. Por otra parte hay insuficiencia en definir criterios de valoración y selección de elementos a proteger. Objetivos dirigidos al registro, estudio y catalogación de los elementos de Patrimonio industrial con la reflexión e investigación sobre su funcionalidad y la aportación que pueden hacer en el desarrollo territorial de su entorno.

Se denota una falta de participación social en los procedimientos de administrativos de protección y gestión. El patrimonio industrial se presenta como recurso específico de territorios en crisis y en reconversión industrial, en ocasiones, como una alternativa secundaria, y centrada exclusivamente en el patrimonio inmueble. La no inclusión del patrimonio industrial en los instrumentos de planeamiento urbanístico y territorial determina debilidad e indefensión.

En materia de Inventarios de patrimonio industrial el País Vasco ha sido pionero desde los años 90. A ello contribuyó el trabajo y perseverancia de la Asociación Vasca de Patrimonio Industrial y Obra Pública. El inventario se realizó durante los años 1990, 1991 y 92, con un equipo de tres personas por territorio para el trabajo de campo y dos personas para la elaboración de criterios, coordinación y elaboración de conclusiones.El número de elementos inventariados es de 1227 elementos registrados; unas 2.241 fichas de arquitectura industrial; 882 fichas de ingeniería y 663 de maquinaria.

En el año 2005 el Gobierno Vasco ha adjudicado en concurso público a la AVPIOP la revisión del Inventario existente (muchos elementos han desaparecido) y la ampliación de los elementos construidos entre 1936, fecha de finalización del anterior inventario, hasta 1982, fecha de arranque de la construcción de los polígonos industriales.

Diez años después (1999-2000), la puesta en marcha del Inventario del Patrimonio Industrial de la Comunidad de Madrid (IPICAM), está permitiendo conocer un vasto y variado conjunto de restos industriales dispersos por toda la geografía regional. Un registro minucioso que nos descubre el territorio, las huellas en el paisaje, los espacios del trabajo, las ruinas y/o trazas de la actividad productiva de nuestros antepasados, así como su compleja presencia en la naturaleza, visualizando los procesos y los lugares que configuraron esa rica cultura material que nos identifica.

Junto a esta importante labor censal, orientada a facilitar una política de protección y conservación patrimonial, la investigación del inventario está permitiendo identificar y explorar diferentes perspectivas y abrir nuevas vías de estudio y (re)interpretación de la historia industrial y la memoria del trabajo a partir de experiencias concretas, actividades y oficios ya desaparecidos.

El IPICAM, es una iniciativa promovida y financiada desde la Dirección General del Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid, dentro del marco de un Convenio Específico de Colaboración entre la Universidad Politécnica, la Universidad Complutense y la Consejería de las Artes. Culminada su cuarta fase de desarrollo (2003), este inventario, lleva recorridos 55 municipios con un balance total de 578 elementos inventariados.

En relación al patrimonio geológico y minero, uno de los más significativos de la región, hay que destacar la labor de investigación y catalogación que vienen realizando desde la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Minas de Madrid, en el marco de un programa de investigación “Arqueología Industrial: Conservación del Patrimonio Minero-Metalúrgico madrileño (III)”, patrocinado por la Dirección General de Investigación de la Consejería de Educación. Una muestra del avance de la tercera fase de este Inventario puede verse en las Actas del II Simposio sobre Minería y Metalurgia Históricas en el Sudoeste Europeo (2005), organizado por la Sociedad Española para Defensa del Patrimonio Geológico y Minero (SEDPGYM) y la Sociedad Española de Historia de la Arqueología (SEHA).

Desde el año 1997 se viene realizando el Inventario del Patrimonio Arqueológico Industrial Valenciano. Proyecto dirigido desde la Universidad de Valencia donde se recogen todos y cada uno de los inmuebles de carácter histórico-industrial. Actualmente ya están terminadas las comarcas de: Valencia ciudad, L’Horta Nord, L’Horta Sud, La Olla de Buñol-Xiva, Camp del Túria, Camp de Morvedre, Ribera Baja, Ribera Alta.

La Junta de Castilla y León aprobó a principios de 2005 un ambicioso Plan de Intervención en el Patrimonio Histórico y Artístico (PAHIS) en cuyo marco la Consejería de Cultura y Turismo elaborará un Libro Blanco del Patrimonio Industrial. No existen inventarios ni estudios de conjunto sobre los recursos patrimoniales de la región y sólo en algunas provincias como Valladolid, León, Segovia y Palencia se ha avanzado en el tema.. La Universidad de León cuenta con el primer proyecto adjudicado para el periodo 2005-2007 por la Junta de Castilla y León al grupo de investigación del departamento de Geografía de la Universidad de León y que incluye a investigadores de la Universidad de Valladolid adscritos todos a Geografía.

La Consellería de Cultura de la Xunta de Galicia tiene en marcha diferentes planes — con sus correspondientes asignaciones plurianuales– para intervenir de forma gradual e integral en el patrimonio arquitectónico para protegerlo, revalorizarlo y utilizarlo para fines culturales y turísticos. A ese respecto, y junto a los planes de catedrales, monasterios, puentes, castillos y fortalezas, o del patrimonio etnográfico y arqueológico, está en marcha un Plan del Patrimonio Industrial. . Las áreas de trabajo se centran en cinco grandes ámbitos: los grandes complejos industriales, las fábricas hidroeléctricas, el patrimonio industrial marítimo conserveras y astilleros, el ámbito preíndustrial de las fábricas de papel, forjas, herrerías, etc., y las infraestructuras, puentes y viaductos.

El estudio de los distintos elementos mineros diseminados por la Sierra, promovido por la Sección de Patrimonio de la Comunidad Autónoma de Murcia, se ha afrontado desde dos fases complementarias, procediéndose en primer lugar a la elaboración del Catálogos de Bienes Inmuebles a finales del año 1992 (chimeneas, castilletes, hornos…) y posteriormente al Catálogo de Bienes Muebles (ruedas, maquinaria..). En ambos casos se procedió a la elaboración de una ficha – tipo, de carácter individual para cada elemento declarado Bien de Interés Cultural (BIC) según adaptación del modelo que consta en el anexo 1,a de la Ley de Patrimonio Histórico Español 16/1985, de 25 de Junio.

En la comunidad de Murcia .Los numerosísimos testimonios arqueológicos, correspondientes sobre todo a la época romana, han sido inventariados y reflejados en una “Carta Arqueológica”. Reflejo de la intensa actividad extractiva en este sector son los abundantísimos restos materiales hallados con motivo de la reactivación minera de finales del siglo XIX y confirmados con la Carta Arqueológica de La Unión, que dan una clara idea de la envergadura alcanzada por las labores mineras romanas durante los dos últimos siglos de la República, siendo de destacar los complejos mineros de Sancti Spiritu, La Iberia, Rambla de la Boltada, El Pino y El Cabezo Rajao, que agrupan un total de 34 yacimientos

La Dirección General de Patrimonio de Aragón en un convenio que mantiene con la Universidad de Zaragoza ha puesto en marcha recientemente los trabajos preliminares para un inventario sobre el patrimonio industrial de Aragón. El inventario abordará cinco áreas diferenciadas: arquitectura industrial, maquinaria y objetos, infraestructuras de comunicaciones, patrimonio hidráulico y archivos de empresa. El equipo de trabajo está formado por una investigadora principal, tres coordinadores y seis documentalistas. Se ha comenzado con el inventario de tres comarcas piloto (Andorra-Sierra de Arcos, Cinca Medio, Campo de Cariñena) que estarán ultimados antes de final de año. El objetivo es completar el conjunto de las comarcas aragonesas en un plazo de tres años.

En el Principado de Asturias se realizó un preinventario de patrimonio industrial en el año 1985 por medio del Departamento de Geografía de la Universidad de Oviedo. Hoy en día está desactualizado, aunque se han ido incorporando numerosos inventarios y censos sectoriales que incorporan un buen números de fichas en temática: Minería, fábricas de armas, arquitectura industrial, maquinaria y conjuntos preindustriales, así como en el ámbito geográfico donde la obligatoriedad de elaborar catálogos urbanísticos en cada municipio con mención expresa del patrimonio industrial y cultural facilita el conocimiento de los bienes de interés. En el año 2006 se ha anunciado la elaboración de un ambicioso inventario actualizado de patrimonio industrial por parte de la Consejería de Cultura del Gobierno del Principado de Asturias.

6. Museos y musealización de espacios industriales en España

La musealización de espacios industriales ocupa cada vez mayor importancia. Los temas de mayor interés se centran en el Patrimonio Minero, así como en diversos Museos de referencia, tiene especial relevancia el Sistema de Museos de Patrimonio industrial de Cataluña con base en el MNATEC de Tarrasa.

El Sistema del Museo de la Ciencia i de la Tècnica de Catalunya es la organización museística que vertebra la política de patrimonio industrial en Cataluña. Está formado por veinte museos a los que se añadirán próximamente tres más: el Museu de la Hidroelectricitat de Capdella, primera gran central que se construyó para abastecer de electricidad a Barcelona (1911), el Museo de la Sal de Gerri en lo que fueron las mayores salinas interiores de Cataluña y el Museo de la Rajoleta d’Esplugues del Llobregat situado en donde aún hay los hornos de la fábrica Pujol i Baucis que producía la cerámica vidriada de los arquitectos modernistas.

Actualmente hay más de veinte lugares que tienen planes de museización de lugares productivos o que quieren realizar museos sobre temas técnicos y que de alguna forma han pedido una vinculación con el sistema. Como para formar parte de él la temática técnica ha de ser singular o ha de explicar la industrialización en su territorio muchos de las propuestas no pueden formar parte debido a que la temática ya es tratada en otro museo del Sistema. Para no apartarlos del sistema se creará una nueva categoría de Museos Colaboradores con el Sistema que no pertenecerán al núcleo duro pero podrán formar parte de algunos programas. También se contemplará otra figura que será la del lugar de interés científico técnico o industrial a la que se podrán inscribir los lugares no musealizados que tengan un interés, como una presa, un pozo de hielo, una torre óptica, las estructuras de una mina o una fábrica. Estos lugares han de tener que formar parte de un itinerario.

En estos últimos años se ha consolidado una amplia relación de Museos Mineros por toda España : Museo de la Minería en El Entrego ( Asturias); Parque minero de Riotinto ( Huelva); Museo y parque minero de Almadén ( Ciudad Real), Conjunto donde se ha rehabilitado con la mayor inversión pública en musealización de patrimonio industrial el antiguo Hospital de Mineros de S. Rafael, Baritel de San Andrés, Puerta de Carlos IV, Academia de Minas, Minas Subterráneas (Pozo y Castillo), Calabozos de la Real Cárcel de Forzados, Castilletes metálicos de diversas épocas, Almacenes y Talleres, Plaza de Toros y el Conjunto minero de Almadenejos

(Ciudad-Real):; Museo minero de Escucha ( Teruel) Museo Minero de Puertollano; Museo minero de Cercs ( Cataluña); Museo de Barruelo de Santillán ( Palencia); Museo de Bellmunt del Priorat ( Cataluña), Museo Minero de Gallarta en Vizcaya ( País Vasco); Paisaje Minero de La Unión y de Sierra de Cartagena ( Murcia); Museo de la Minería y Ferrería de Sabero ( León) , entre otros.

La tendencia es cada vez más a incorporar al paisaje y el patrimonio natural en conceptos como Geoparques (Aragón); Minas de Ojos Negros en Teruel ; el Valle minero de Turón ( Asturias), las canteras de Menorca, el Parque de Cabárceno en las antiguas minas de hierro ( Cantabria) o incluso la mina de El Soplao que incluye atractivos geológicos . Tienen más de 700.000 visitantes al año, siendo el Museo de la Minería de Asturias el más concurrido con 102.000 visitantes al año inaugurado en 1994 con más de 5.000 m2 de superficie desarrollada y una impresionante mina imagen de medio kilómetro y variadas colecciones temáticas.

Como se ha puesto de manifiesto recientemente en una reunión sobre gestión de museos mineros, organizada por la Fundación Almadén, existen actualmente 72 museos y centros de interpretación mineros, ya sea en funcionamiento o en proyecto en España. Algunos de ellos como el de las Minas de Alquife en Granada, los paisajes mineros de Linares y La Carolina en Jaén, el Museo minero de Sabero en León, entre otros muchos.

En el País Vasco se encuentran diversos museos de temática industrial, unos 12 en Alava que enlazan con la etnografía y referencias al mundo del trabajo, siendo un proyecto espectacular la ansiada recuperación de las Salinas de Añana. En Guipúzcoa destaca el Museo Vasco del ferrocarril de Azpeitia, el Museo territorial Lenbur inserto en la Ruta de la Cultura Industrial de Guipúzcoa, el parque Cultural de Zerain, la Fundación Museo Máquina de Herramienta de Elgoibar, la rehabilitada Serrería de Larraondo, entre otros proyectos museísticos interesantes. En Vizcaya, parte del citado Museo Minero de Gallarta, el Museo marítimo de la Ría sobre los viejos diques del astillero Euskalduna, el Museo Pobal en Muskiz o el textil de La Encartada en Balmaceda.

Otras experiencias de Museos Industriales en distintos lugares de España ya suponen realidades que incorporan la Historia Técnica e Industrial a la vida cultural y ciudadana. Algunas muestras son el Museo Preindustrial del Azúcar en Motril (Granada) y el proyecto en marcha Destinado a rehabilitar la Fábrica de Azúcar Nuestra Señora de El Pilar en Motril como sede del Museo del Azúcar.

Los Museos del Ferrocarril que ocupan buena parte de la geografía española, como son los casos del Museo de la Estación de Delicias en Madrid , el Museo del Ferrocarril, en Gijón, inaugurado en 1997, con cerca de 40.000 visitantes anuales, que alberga, quizás, la mayor y mejor colección de locomotoras de diferentes anchos y medidas en el Estado español. En Ponferrada (León) destacan: El Museo del Ferrocarril inaugurado en 1999, que además de rescatar la vieja estación de viajeros de la línea Ponferrada-Villablino, propiedad de la Minero Siderúrgica de Ponferrada, expone una interesante y variada colección de locomotoras de vapor. También Vilanova y Geltrú en Cataluña o el Museo del ferrocarril de Azpeitia en Guipúzcoa son muestras de ese interés que despierta el patrimonio ferroviario e industrial. Más recientemente el conjunto de Naves y Talleres de rodaje de la Estación de Norte (Valencia), del arquitecto valenciano Demetrio Ribes, ha sido rehabilitado como sede del Museo del Transporte de la Comunidad de Valencia.

En mayo de 2003 fue inaugurado “L’Espai Ferroviari Marxalenes”, exposición de carácter permanente que proporciona un contenido histórico (El Trenet de Valencia) dentro del proceso de recuperación de los espacios ferroviarios de la antigua estación de Marxalenes (Valencia): la estación, la rotonda de locomotoras.

Museu de la Rajoleria de Paiporta (Valencia). En la década de los años 20, se pone en funcionamiento en Paiporta la fábrica de ladrillos y tejas El Pilar, más conocidas como el Rajolar de Bauset. La instalación fabril ocupaba aproximadamente una extensión de 9523 m2, situada en aquellos momentos a las afueras del pueblo, en la actualidad está totalmente integrada en el casco urbano con el convenio firmado entre el Ayuntamiento de Paiporta y la Diputación de Valencia pasando a formar parte de la Xarxa de Museus de la Diputació de València mejorando de esta manera la oferta cultural del Municipio.

El Cabildo de Fuerteventura en Canarias ha creado el Centro de Interpretación de los Molinos, en Tiscamanita, donde se puede realizar un recorrido diacrónico por los sistemas de molturación empleados en la isla a lo largo del tiempo: morteros, molinos de mano, tahona y molinos de viento. También se ha procedido a la restauración de varios aeromotores antiguos para extraer agua de los pozos.

En Valladolid, la iniciativa municipal ha permitido recuperar la fábrica de harinas La Rosa, en el Palero, para desarrollar el Museo de la Ciencia, situado al sudeste de la ciudad, entre la margen derecha del río Pisuerga y la avenida de Salamanca, una zona altamente degradada y recualificada por esta intervención que amplía los equipamientos culturales y la oferta museística de la capital castellano leonesa.

La Fábrica de Curtidos Marinot, en el barrio de La Borreca, restaurada y ocupada por una escuela taller. El Museo de la Central Hidroeléctrica de Bolarque, en una instalación de1910, en Guadalajara (Castilla La Mancha).

7. Reutilización del Patrimonio Industrial

La naturaleza y las dimensiones del patrimonio industrial inciden en su presente, generando problemas de conservación bien diferentes a los que de otros patrimonios más o menos museables. Además, en las grandes instalaciones de transformación o en la minería o siderurgia no sirve la escala del objeto sino la del paisaje con programas la recuperación de objetos, máquinas y artefactos de la industria sean prioritarios

Si la idea del museo tradicional es inservible, cobra fuerza, por el contrario, la de considerar el objeto industrial como un gran contenedor que debe perder la condición pasiva del objeto a archivar y transformarse en un sujeto activo. No cabe, pues, hablar sólo de conservación sino que se debe hablar de reutilización. Como en todas partes, es imprescindible dar nuevos empleos a estos lugares para garantizar su supervivencia, reincorporándolos de a la vida actual bajo la forma de parques, de instalaciones lúdicas o culturales. Siempre con la fidelidad y rigor que no desvirtue la memoria del trabajo y la historia técnica y social del lugar.

En Cataluña, uno de los objetivos de trabajo del sistema de Museos es el paisaje industrial .La implantación de la industrialización, significó el desarrollo de la complejidad social y productiva. Por una parte se crearon relaciones entre empresas del mismo sector, entre empresas de los diferentes sectores, entre centros de producción y

núcleos de población y centros de producción y medio natural. Todo ello necesitó un sistema de comunicación y de servicios que enlazaron las diferentes partes del país. El resultado de este proceso fue la configuración de paisajes industriales formados principalmente por centros productivos, viviendas, centros sociales, vías de comunicación e infraestructuras de servicios, que forman parte de la identidad del territorio, estos paisajes se encuentran tanto en zonas urbanas como en zonas rurales o poco urbanizadas. El paisaje industrial como un paisaje cultural es de vital importancia para entender lo que fue la industrialización por este motivo los directores del Sistema del mNACTEC han publicado una declaración y se ha confeccionado una lista de paisajes a proteger. La Dirección General de Urbanismo y Paisaje de la Generalitat se ha comprometido en financiar un proyecto sobre las salinas de Gerri de la Sal y sobre las colonias industriales.

Otra líneas de trabajo es El programa de Bienes muebles objetos i máquinas, que tiene el objetivo de conservar el máximo números de objetos técnicos de las diversas temáticas que existen. El programa establece como prioridad adquirir aquellos objetos que han estado diseñados y producidos en España y luego aquellos que han estado sólo producidos en el país. En tercer lugar también son objeto de adquisición aquellos producidos en el extranjero pero utilizados aquí ya que son un testimonio de la vida cotidiana o del mundo del trabajo. El mNACTEC dispone de dos almacenes y está previsto construir uno nuevo.

La realidad actual presenta, no obstante y a pesar de los problemas expuestos, ejemplos enormemente relevantes de la valorización de estos elementos e incluso de su rehabilitación y de la adjudicación de un nuevo uso como ocurre con la Real Fábrica de Armas de Toledo que hoy forma parte del Campus Universitario de esta ciudad dentro de la Universidad de Castilla-La Mancha, con la Fábrica de Harinas Fontecha de Albacete actualmente rehabilitada para uso institucional de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha o con la Fábrica de Harinas San José de Toledo

El movimiento de defensa del patrimonio industrial del Puerto de Sagunto en la Comunidad Valenciana se inicia a mediados de la década de 1980, tras el cierre de la siderurgia y de la demolición de prácticamente la totalidad de las instalaciones. Desde entonces se están llevando a cabo diferentes tipos de actuaciones (investigaciones, manifiestos, exposiciones), para recuperar y difundir este patrimonio. Recuperación del Alto Horno no2, reutilización y rehabilitación de las instalaciones pertenecientes a la Gerencia (Naves, economato, casino…) y el proyecto de la Ciudad de las Artes Escénicas. Otro ejemplo es Las Reales Atarazanas de Valencia. Edificadas desde 1338 y en varias ocasiones rehechas y ampliadas. Originalmente destinadas a la construcción naval. Su fábrica es de ladrillo, pero dentro de su funcionalidad presentan un gran porte monumental. Fueron finalizados los trabajos de restauración en 1992 y albergan exposiciones temporales.

En Asturias ha sido exitosa , entre otros aspectos motivó la puesta en valor de complejos preindustriales de batanes, mazos, martinetes en “Os Teixois” en Taramundi, el Mazo de Meredo en Vegadeo, el de Mazonovo en Santa Eulalia de Oscos, donde se puede observar asimismo la Casa Natal del Marqués de Sargadelos.

La reutilización para albergar nuevas actividades económica en los viejos contenedores fabriles, como la vieja fábrica de finales del XIX “ La Curtidora “en Avilés o la de “Cristasa” en Gijón, ambos convertidos en hoteles de empresas

En la Comunidad de Castilla y León mencionamos en la provincia de León el Museo Batán dedicado a los textiles de Val de San Lorenzo (Astorga).En Palencia sobresale la recuperación de la Fábrica de Abarca de Campos, junto a la dársena del Canal de Castilla, una antigua fábrica de harinas transformada en Centro de Arte Contemporáneo, además de la rehabilitación de La Tejera (nave de 1923), en el casco urbano de la capital palentina para centro ferial y cultural. En Segovia cabe apuntar la recuperación de la Casa de La Moneda (1583), el más antiguo edificio industrial de España.

En La Rioja Una industria singular fue la emplazada en el interior de un convento desamortizado en pleno casco antiguo: Tabacalera Española (con su famosa sección de puros Farias) en el Convento de La Merced. La fábrica estuvo funcionando hasta los años sesenta en que se trasladó al polígono el Sequero. Los restos del convento fueron rehabilitados como Parlamento Regional dejando como recuerdo la chimenea de la fábrica entre el Claustro y el almacén de tabacos, -rehabilitado también como Sala de Exposiciones.

Proyecto de Museo Industrial para el Parque Natural Sierra Norte de Sevilla .Se encuentra en la localidad de El Pedroso, en la entrada natural del Parque, con acceso por la carretera comarcal C-433 dirección Sevilla a Cazalla de la Sierra. También se puede acceder por ferrocarril a esta localidad desde Sevilla, constituyendo un itinerario de gran interés ambiental. El edificio que albergará el Museo fue construido a finales del primer tercio de este siglo como sede de una Fábrica de Pavimentos Hidráulicos.

En Cantabria un ejemplo es el Almacén de hoja de la fábrica de cigarros de Santander (Santander) de principios del siglo XX, se encuentra en proceso de rehabilitación para Biblioteca y Archivo Regional de Cantabria.

En el tramo medio y alto del río Manzanares en la Comunidad de Madrid , en el término de Colmenar Viejo, existe un proyecto en curso de recuperación de dos ejemplares molinos y un batán bien estudiados por Fernando Colmenarejo. Asimismo, y bajo la dirección de este mismo arqueólogo, está en curso la segunda fase de excavación en el molino de El Grajal, dentro de un proyecto de la Comunidad de Madrid para los yacimientos visitables.

La utilización de estos espacios como centros de cultura es uno de los recursos más extendidos a nivel internacional. En Galicia, en el Concello de Oleiros aplicó esta solución para la Fábrica de cerveza (1905) antiguo complejo fabril que, tras un largo abandono, se convirtió en el Centro Cultural La Fábrica en 1997.

En algunos casos, estos espacios son reutilizados como museos. Mientras Vigo baraja crear un Museo de la Conserva en la Factoría Alfageme en Cangas, la antigua Factoría ballenera de Caneliñas albergará en los próximos años el Museo de la Ballena. Este proyecto recupera una fábrica de 1924 que hasta los años ochenta desempeñó una actividad de gran importancia para la economía de la zona.

En los casos en los que no es posible encontrar empleos de tipo cultural, existen otras alternativas. La Central Eléctrica del Tambre de Antonio Palacios (1924) es hoy un hotel rural gracias a trabajos de rehabilitación que aprovecharon los cinco edificios diferentes, conservando el recuerdo de su función original. Otro ejemplo singular de

recuperación, ha sido la restauración para uso social de las viviendas obreras de Fontao que construyó allí la empresa concesionaria de las minas de wolfram y que es un buen conjunto de arquitectura moderna. Por su parte, la nave de la Factoría Massó en Cangas va a reconvertirse en un centro comercial.

Por otra parte, la recuperación como paisaje “restaurado” para diversas actividades lúdicas de los vertederos de las minas de lignito de Endesa en As Pontes, es otro ejemplo de esta nueva dimensión de reuitilización industrial.

Sin duda la única forma de conservar La Unión, Mazarrón y la Sierra de Cartagena en Murcia es ponerlo en valor, para convertirlo en elementos de interés turístico cultural, de forma que genere una actividad económica en la zona; de no ser así acabará desapareciendo. Se propone por parte de los arqueólogos industriales de Murcia que la Administración promueva un plan global, que pasaría sin duda por el proyecto de un parque temático minero.

La Comunidad Autónoma de Extremadura desde el año 1999 legisló en la materia e intervino en diversos proyectos como Alba Plata, así como en diferentes Ayuntamientos, impulsando la salvaguarda de minas, molinos y fábricas. Se consolidaron, restauraron y dotaron de un contenido cultural y recreativo. Al igual que ocurre en el resto de Comunidades, el Patrimonio Industrial extremeño que se ha intervenido supone una mínima parte del que cada día se extingue.

8. Turismo industrial

En Junio de 2006 se celebró en Sagunto el I Congreso de Turismo del Patrimonio Industrial en España, apoyado por la Secretaría de Estado de Turismo. Se dieron cita numerosos expertos y proyectos en esta materia que refleja el enorme interés que recaba el patrimonio industrial en programas específicos de revalorización y gestión turistica.

De todos modos no existen todavía productos turísticos industriales, su aplicamos con rigor la terminología de la economía del turismo. Si existen en España “recursos de patrimonio industrial” suficientes para que puedan servir en programas diseñados a tal efecto. Los costes y problemas de un turismo intensivo y poco responsable son evidentes. Por otra parte diversos proyectos de defensa y recuperación pueden tener viabilidad en esa posibilidad de visitas y gestión de museos o ecomuseos. El peligro está en actuaciones de intervención / rehabilitación y puesta en valor con planteamientos habituales de uso turístico y de desarrollo económico, olvidando la dimensión cultural que tiene el Patrimonio Industrial.

Uno de los motivos que impulsan a los propietarios a preservar lugares industriales en Cataluña es porqué ofrecen un atractivo turístico. Los municipios han observado que una parte de las salidas que realizan los ciudadanos sobretodo de las áreas urbanas es para visitar patrimonio. El patrimonio industrial es comprensible para toda la familia y está muy próximo a la vida cotidiana de todos. Por otra parte la recuperación de diversos lugares industriales ha impulsado ha establecer unos itinerarios territoriales y temáticos.

Las acciones para promover el turismo industrial empezaron con la publicación de diversos folletos por parte del MNACTEC, continuó con el programa de la Diputación de Barcelona y actualmente se ha aprobado en la secretaria General de Turismo de Madrid un Plan de Excelencia del Patrimonio Industrial en la que participan diecisiete municipios. Este programa está liderado por la ciudad de Terrassa y el presupuesto es de unos dos millones de Euros a pagar a mitad entre la Secretaria de Estado y los Municipios.

En Asturias se han iniciado diversos planes y actuaciones que tienen como referencia el turismo en base al patrimonio industrial. El Plan de Dinamización turística de las Cuencas Mineras es una experiencia de gran interés. En la ciudad de Gijón se está poniendo en marcha un Itinerario Industrial dentro de un Plan de Excelencia Turística, donde se puede recorrer y observar una ciudadela obrera de finales del XIX en la calle Capua, la Litografía Viña, con intento de incorporar el Pozo La Camocha, los antiguas espacios portuarios y navales, la Central Térmica de Aboño ,, entre otros puntos de interés.

En Andalucía donde el parque minero de Riotinto en Huelva, Linares, La Carolina, el paisaje del azúcar de la costa de Granada y la emergente experiencia del conjunto minero de Almadén que anuncia ser un referente de turismo industrial de los itinerarios del mercurio y la plata española y americana. El patrimonio industrial se ha incorporado con el patrimonio cultural y natural en ofertas y programas en todo el territorio español.

9. Páginas web de Patrimonio Industrial en España. Enlaces:

Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico: http://www.juntadeandalucia.es/cultura/iaph/nav/index.jsp

Museo de la Ciencia y de la Técnica de Cataluña: http://www.mnactec.com/

INCUNA, Industria, Cultura, Naturaleza (Asturias): www.incuna.org

Ingenios hidráulicos históricos: molinos, batanes y ferrerías: http://www.uniovi.es/Asturias/ferrerias/index.html

Asociación de Museos, Grupos y colecciones de mineralogía y paleontología: http://www.amyp.org/

Bocamina, revista de yacimientos y minerales de España: http://www.bocamina.com/esp/home.htm

El Depósito Salamanca Castilla y León: http://club.telepolis.com/eldeposito/

Grupo Cultural San Gil (Béjar- Salamanca): http://es.geocities.com/gcsangil/newindex.htm

ICOMOS-España: http://www.esicomos.org/

Ciudades Patrimonio de la Humanidad, España: http://www.cyberspain.com/ciudades-patrimonio/

Comisión del Patrimonio Histórico del Institut d ́Estudis Vallencs (Tarragona): http://www.tinet.org/~jmoreno/welcome.html

Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales del Ministerio de Cultura: http://www.mcu.es/jsp/plantilla_wai.jsp?area=organizacion&id=904

Inventario sobre el Patrimonio Industrial de la Comunidad de Madrid: http://mhct.mnct.mcu.es/mnct/azimut/azimut5/azimut5_6.htm

Patrimonio tecnológico, el Patrimonio tecnológico, el Patrimonio para el Ministerio de Ciencia y Tecnología: http://www.spaintour.com/heritage.htm

Rutas del Patrimonio histórico; Gobierno de Canarias: http://www.cicop.com/redcentros.htm

Sociedad española para la defensa del Patrimonio Geológico y Minero: http://www.sedpgym.org/

Propuesta do Arsenal e dos Castelos de San Felipe de da Palma: http://www.culturagalega.org/temadia_arquivo.php?id=1791

Patrimonio Industrial de Salamanca: http://www.patrimoniocastillayleon.org/salamanca/temas/patindustrial/patindustrial.htm

Asociación Vasca de Patrimonio Industrial y Obra Pública: http://www.avpiop.com/

Casa de la Moneda de Segovia: http://www.segoviamint.org/

Museo de la Minería del País Vasco: http://www.museominero.net/

Museo Marítimo de la Ría de Bilbao: http://www.museomaritimobilbao.org/

Museo de Cemento Rezola: http://www.museumcemento.rezola.net/

Museo territorio Lenbur Guipúzcoa Euzkadi: http://www.lenbur.com/

Museo Hispano de Ciencia y Tecnología de Madrid: http://mhct.mnct.mcu.es

Museo de la Minería y la Industria de Asturias: http://www.mumi.es/

Museo Marítimo de Asturias: http://www.redmeda.com/modules.php?op=modload&name=PagEd&file=index&topic _id=8&page_id=9
http://www.desdeasturias.com/asturiasbasica/rutas.asp?idruta=109

Museo de la Sidra: www.museodelasidra.com

Museo del Ferrocarril de Gijón: http://www.ayto-gijon.es/default.asp?Valor=1835

Aragón: http://www.daroca.info/Programas/1990/1990.htm http://www.asociacionlossitios.com/villafeliche.htm http://www.aragob.es/edycul/patrimo/etno/hidraulico/PORTADA.htm

Colegio de Arquitectos de La Rioja: www.coar.es

Foro de Arquitectura Industrial de Andalucía: http://www.juntadeandalucia.es/obraspublicasytransportes/estaticas/arquitectura/ForosA rquitIndustrial/foros.pdf